nombre-de-Jesus-biblia“…SOMOS TRANSFORMADOS… EN SU MISMA IMAGEN…” (2 Corintios 3:18b)

Mas como Jesús, menos como el diablo – Parte 2

La Biblia compara el crecimiento espiritual con una semilla, con un edificio, y con un niño. Fíjate que todo eso requiere nuestra participación. Hay que plantar las semillas. Los edificios deben ser construidos. Los niños necesitan alimento y ejercicio para poder crecer. Ahora bien, aunque los esfuerzos no tienen nada que ver con la salvación, sí son esenciales para el crecimiento espiritual. Ocho veces en el Nuevo Testamento se nos dice que hagamos todo esfuerzo para llegar a ser como Jesús; no puedes quedarte con los brazos cruzados esperando que eso ocurra. Pablo explica nuestras tres responsabilidades si queremos ser como Cristo:

(1) Tenemos que dejar nuestras costumbres antiguas

Escucha: “…despojaos del viejo hombre, que está corrompido por los deseos engañosos…” (Efesios 4:22b)

(2) Hay que cambiar la manera de pensar

“…renovaos en el espíritu de vuestra mente…” (Efesios 4:23). Y de nuevo: “…transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento…” (Romanos 12:2b). La palabra griega por ‘transformación’ – ‘metamorfosis’ – se usa hoy para describir el cambio asombroso por el que pasa la oruga para hacerse mariposa. Es un cuadro maravilloso de lo que nos sucede cuando dejamos que Dios dirija nuestros pensamientos. Al apropiarnos de la belleza del carácter de Cristo, nos liberamos para elevarnos a nuevas alturas.

(3) Debemos vestirnos con el carácter de Cristo

¿Cómo? Desarrollando nuevas costumbres. El carácter es generado por una suma de hábitos diarios. Por eso la Palabra de Dios dice: “…vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Efesios 4:24)

LEE MAS COMO JESUS MENOS COMO EL DIABLO PARTE 1 

LEE MAS COMO JESUS MENOS COMO EL DIABLO PARTE 3

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí