3-cosas-aprender-sobre-dinero13 Cosas que recordar cuando se trata de dinero

“…DE LO RECIBIDO DE TU MANO TE DAMOS” (1 Crónicas 29:14b)

Cuando se trata de dinero, recuerda siempre estas tres cosas:

(1) Dios es el Dueño de todo

Puede que tu nombre está escrito en la cuenta, pero no te equivoques. Escucha: “…todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos”. De manera que, cuando el Señor te dice que des cierta cantidad a una causa en particular, no digas: “Lo pensaré”, porque hay una bendición esperándote detrás de cada acto de obediencia. Dios dice: “¡Ojalá siempre tuvieran tal corazón, que… guardaran todos los días todos mis mandamientos, para que a ellos… les fuera bien…” (Deuteronomio 5:29). ¿Quieres que te vayan bien las cosasí Entonces, haz lo que el Señor te dice.

(2) Dios es tu Fuente

¡Recuerda que de Él vino cada cosa buena que tienes! Está bien que disfrutes de tu dinero, pero no confíes en él. Pablo dijo: “…no… pongan la esperanza en las riquezas…, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia” (l Timoteo 6:17b);

(3) Cualquier decisión económica es una decisión espiritual

Tu talonario de cheques refleja tus valores y prioridades. Así que, ¿qué dice el tuyo? Cuando se trató de dar, los creyentes de Macedonia fueron todo un ejemplo. Escucha: “…han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas… a sí mismos se dieron primeramente al Señor y luego a nosotros por la voluntad de Dios…” (2 Corintios 3b,5b). Cuando el Señor tiene acceso a tu corazón, Él tendrá acceso a tus finanzas también. La verdadera libertad económica llega cuando el dar ya no amenaza tu seguridad, porque ¡sabes que Dios es el Proveedor de cada una de tus necesidades!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí