Corazón Vacío Y La Biblia
El Corazón Vacío

El clamor de un corazón vacío

CORAZÓN: “LAS COSAS QUE HAY EN ESTE MUNDO, COMO… LOS DESEOS DE LOS OJOS…” (1 Juan 2:16)

Una escritora cristiana narra lo siguiente: Érase una vez una adolescente, con muchos amigos y muy buena en sus estudios… Pero las apariencias engañan. Lo sé, porque yo era esa joven.

Cuando tenía 7 años, un vecino abusó de mí y a los 8, vi a mi abuelo colapsar a causa de un derrame cerebral. A los 10 años, mi padre se fue de casa y nunca más volvió. Mis padres se divorciaron y mi mundo era cada año peor. Pedí a Jesús que entrara en mi corazón, pero seguía sintiéndome culpable, sucia, decepcionada, asustada, indigna y vacía.

Le dije a Dios: “Señor, si tú no arreglas mi vida, lo haré yo misma”. Trataba de complacer a los demás con mis triunfos, pero en mi interior había dolor y un gran vacío. Sucumbí a la tentación y me acosté con otra persona que andaba falta de amor. Nosotros éramos dos seres en busca de sentirnos completos, pero tratábamos de encontrar la solución en los lugares equivocados.

Corazón Y La Biblia
El Corazón Vacío

Dentro de mí había semillas de culpabilidad, vergüenza y repugnancia. Tras varios años intentado llenar ese vacío me di cuenta de Jesús había estado en mi corazón desde el día en que se lo pedí, y que sólo Él podía llenarme completamente. Ahora soy más mayor, aunque no perfecta, pero he aprendido que nada en este mundo puede satisfacer los deseos del corazón.

Si la apariencia externa, la ropa o las amistades fueran la solución, mi corazón no se habría resentido. Ninguna de esas cosas hace lo que Jesús hace. No te dejes embaucar por las promesas del mundo; cree las promesas de Dios. Eres su hijo, te ama y quiere tener una relación contigo, sin importar lo que hayas hecho hasta ahora.

Un compositor de himnos escribió: “Nada puede satisfacer, sólo Cristo; no hay para mí otro Nombre. En Ti, Señor Jesús, encuentro amor, vida y gozo interminable”.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí