importancia-padres-biblia
Importancia De Los Padres Según La Biblia

¿Cuál Es La Importancia De Los Padres En La Palabra de Dios?

Escritura: Jueces 2:6-12, Romanos 1:28-32

Resumen: Un sermón del Día del Padre que trata de tres áreas en las que los padres son extremadamente importantes, mientras hacemos la guerra por nuestros hijos contra una sociedad impía.

El padre de cinco hijos había ganado un juguete en una rifa. Reunió a sus hijos para preguntarles cuál de ellos debía tener el regalo. “¿Quién es el más obediente?”, preguntó. “¿Quién nunca le contesta a su madre? ¿Quién hace todo lo que dice?” Cinco pequeñas voces respondieron al mismo tiempo. “Vamos, papá, quedate con el juguete.”

Hoy es el día en que honramos a los padres. ¡Ese soy yo! ¡Honrarme! ¡Por favor!

Con toda seriedad, debemos honrar a nuestros padres y a nuestras madres, y este día de junio está reservado para que honremos a los padres de este país. Pero debemos honrar a nuestros padres, no porque sea un día festivo, no porque sea una tradición, no porque haya ventas en todo el país, sino porque Dios lo dijo.

De hecho, lo dijo muy específicamente. La Biblia nos dice en Efesios 6:1-3, “Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor, porque esto es justo. 2 “Honra a tu padre y a tu madre” -que es el primer mandamiento con promesa- 3 “para que te vaya bien y disfrutes de una larga vida en la tierra”.

Fíjate que no dice, honra sólo a las buenas mamás y buenos papás. No dice, honrarlos si te gustan. No dice, honrar sólo a los correctos. Dice: “Honra a tu padre y a tu madre”. Y así, hoy, debemos honrar a todos los padres.

Pero quiero hablar directamente con los padres aquí hoy. Y si no eres padre, no te vayas, porque todos necesitamos escuchar esto. Verán, hoy estamos en guerra y el campo de batalla no está en algún pais en conflicto. El campo de batalla está en nuestras casas. Y lo que está en juego no es nuestra tierra, nuestra propiedad, nuestras libertades. Es más importante que eso. Lo que está en juego son nuestros hijos.

Y créanme, es una guerra, una guerra importante, y en este país estamos perdiendo la batalla. Los niños están abandonando la fe en números récord. Es como si tan pronto como salen de casa y van a la universidad dejaran la iglesia. Y si no me crees, mira aquí esta mañana. Y no sea que pienses que el problema es solo aquí, es en todo el país. Los niños en números récord se están alejando de Dios.

Pero esto no es nada nuevo. Es lo mismo que ha estado sucediendo a lo largo del tiempo. Quiero contarles una breve historia bíblica esta mañana que va a ser nuestra guía para el tiempo que nos queda hoy, y seré breve. Se encuentra en el libro de Jueces del Antiguo Testamento. Génesis, éxodo, Levítico, números, Deuteronomio, Josué, Jueces. En la biblia del banco se encuentra en Jueces 2:6 -12

Permítanme darles un poco de información de fondo hoy. La nación de Israel acababa de entrar en la tierra prometida, y se estaban instalando en ella. Ahora, no fue una victoria completa, porque cuando entraron, no siempre siguieron lo que Dios deseaba, y en vez de conquistarlo todo, se establecieron en parte. Y justo antes de lo que vamos a ver, se les dijo que no hacían lo que Dios deseaba, y se arrepintieron de ello. Con eso en mente, vamos a leer este importante pasaje esta mañana. Jueces 2:6-12.

Porque ya Josué había despedido al pueblo, y los hijos de Israel se habían ido cada uno a su heredad para poseerla.

Y el pueblo había servido a Jehová todo el tiempo de Josué, y todo el tiempo de los ancianos que sobrevivieron a Josué, los cuales habían visto todas las grandes obras de Jehová, que él había hecho por Israel.

Pero murió Josué hijo de Nun, siervo de Jehová, siendo de ciento diez años.

Y lo sepultaron en su heredad en Timnat-sera, en el monte de Efraín, al norte del monte de Gaas.

10 Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel.

11 Después los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales.

12 Dejaron a Jehová el Dios de sus padres, que los había sacado de la tierra de Egipto, y se fueron tras otros dioses, los dioses de los pueblos que estaban en sus alrededores, a los cuales adoraron; y provocaron a ira a Jehová.

Una vez que Josué y su generación fallecieron, la siguiente generación le dio la espalda a Dios y adoró a los dioses de los pueblos que los rodeaban. Hoy, en este tiempo, no esperan a que mamá y papá fallezcan. Se alejan inmediatamente y adoran al dios de la televisión. Adoran al dios de la moda. Adoran al dios de la conveniencia. Adoran al dios de este mundo. Adoran al mundo. Qué es el mundo, 1 Juan 2:16 nos dice. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

En la Biblia hay un pasaje en Romanos 1:28-32 que es muy similar a lo que está sucediendo hoy en día en nuestro continente. Veamos eso juntos.

28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;

29 estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades;

30 murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres,

31 necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia;

32 quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.

¿Te das cuenta de que vivimos en una cultura que aprueba darle la espalda a Dios? Desde casos judiciales hasta la televisión y las películas famosas, está bien burlarse de la Biblia, porque no es importante, no es relevante. Funcionó para la generación de mamá y papá, pero no para mí.

Bueno, puedo decirles esta mañana, padres y madres, que están en primera línea. Esto es una guerra, y estamos llamados a ser parte de ella. Esta mañana quiero darles consejos para que aborden esta importante tarea de salvar a los niños, y vamos a examinar brevemente algunos pasos que nos ayudarán a hacerlo. ¿Cómo podemos ganar la guerra? Tres sugerencias esta mañana:

Con nuestras palabras

Deuteronomio 6: Estos mandamientos que os doy hoy deben estar en vuestros corazones. y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

Necesitas hablar con tus hijos. Participar en sus vidas. Háblales de Dios, y háblales de la Biblia. ¿Recuerdas que la semana pasada hablamos de tu historia. Lo que Dios ha hecho por ti, para que puedas compartirlo con los demás. ¿Está compartiendo con sus hijos lo que Dios ha hecho por ti? Tienes que hacerlo, tienes que hacerlo.

Recientemente se realizó un estudio para determinar la cantidad de interacción entre los padres y sus hijos pequeños. Primero, se les pidió a los padres que calcularan la cantidad de tiempo que pasaban cada día comunicándose con su hijo. La respuesta promedio fue de quince a veinte minutos. Luego, se le colocaron micrófonos al padre para que cada interacción pudiera ser grabada. Los resultados de este estudio fueron impactantes: La cantidad promedio de tiempo que estos padres de clase media pasaban con sus hijos pequeños era de treinta y siete segundos por día. Su interacción directa se limitó a 2,7 encuentros diarios, de diez a quince segundos cada uno.

Mira nuevamente Deuteronomio 6 conmigo. ¿Puede lograrse en 37 segundos al día? ¿Quieres saber cuánto tiempo tiene la cultura hoy con tus hijos? 37 segundos no son suficientes para cumplir con el trabajo. Comuníquese con sus hijos; hábleles de Dios y de la Biblia.

Proverbios 1: Escucha, hijo mío, a las instrucciones de tu padre. Y no abandones las enseñanzas de tu madre.

No deje que las escuelas sean las únicos que instruya a los niños. No permita que esta iglesia sea la única que instruya a sus hijos. Y eso no es una acusación al ministerio de enseñanza de la iglesia, pero mamá y papá, no somos responsables de criar a tus hijos. Te ayudaremos, pero cuando la biblia nos dice que guies al niño en el camino que debe andar, y cuando fuera viejo no se apartará de el – esto no se lo dice a la iglesia, esto es para los padres.

De padre, ¿cómo te va con tus palabras? ¿Están peleando con ellas?

Con nuestro tiempo

Robert Schuller, pastor de la Catedral de Cristal, dijo una vez que eligió fracasar para poder tener éxito. Él dijo, “Elegí fracasar en el golf, porque quería tener éxito como padre.” Aunque amaba inmensamente el golf, sabía que nunca podría dedicarle el tiempo adecuado, a su hobby y a su familia… por lo que renunció a su hobby.

¿Cómo te va con tu tiempo? Miremos Deuteronomio 6, pero volvamos a ver los versículos 7 y siguientes:

y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos;

y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Papá, ¿quieres saber lo que es importante en tu vida hoy? Mira tu reloj hoy, tu agenda, tu smartphone, tu horario, tu calendario, y a dónde dedicas más tiempo, eso es lo más importante. Desafortunadamente, muchos padres dicen que disfrutan de trabajar. Les encantan sus pasatiempos. Les encanta su entretenimiento, su comodidad. Si les preguntaras si aman a sus hijos, te jurarían que sí. Pero el tiempo en sus agendas no coincide.

Y algunos de ustedes han aceptado el pensamiento de este mundo. Tengo que seguir trabajando y trabajando y trabajando y trabajando para poder proveerles las cosas más finas de este mundo, y proveer para la familia es importante y bíblico:

8 Si alguien no provee para sus parientes, y especialmente para su familia inmediata, ha negado la fe y es peor que un incrédulo.

pero creo que a veces vamos más allá de lo necesario.

Se cuenta la historia de un hombre que le pregunta a su hija si le gustaría tener tiempo de calidad con su padre o tiempo de cantidad con su padre. Ella le contestó: “¡Tiempo de calidad, papá, y por mucho tiempo!”

Leí sobre una niña que hizo un bonito dibujó. Se fue a la casa al escritorio de su padre.

Entro y se sento en su regazo. Y dijo: “Papá, ven a ver mi foto”.

Y el padre le dijo: “Ahora no, cariño. Papá está ocupado”.

Unos 10 minutos después, volvió de nuevo. Se sento en su regazo. Y dijo, “Papi, ¿puedes venir a ver mi foto ahora?”

Y el padre se frustró. Y dijo: “¿No ves que estoy ocupado? No me molestes ahora. Iré a ver tu foto más tarde. Cuando tenga tiempo”.

Un par de horas después, el padre salió de su escritorio. Y dijo a su hija: ¿Puedo ahora ver la foto? Y la niña dijo: “Claro”. Y era una foto de ella, su hermano y su madre parados en el césped. Con el perro de la familia. Con grandes sonrisas. En un día soleado. Pero el padre se dio cuenta de que él no estaba en la foto. Y entonces el padre dijo: Esa es una linda foto, cariño. Pero, ¿cómo es que no estoy en la foto?

Y la niña le dijo: “Porque estás siempre trabajando en tu escritorio, papá”.

El tiempo es un regalo que das y que nunca podrás recuperar. Puedes dar dinero, y siempre ganar más. Puedes dar regalos, porque siempre puedes conseguir cosas nuevas de todos modos. Pero una vez que se da el tiempo, nunca regresa. El tiempo revela las prioridades de tu vida. Y si quieres ganar la guerra para tus hijos, tienes que invertir tiempo.

Con sus vidas

Génesis 18:18-19 es un pasaje revelador; incluso lo vimos el año pasado como nuestro texto principal para el día del padre. Y quiero recordarles lo que nos dice hoy:

habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra?

Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él.

La manera en que usted vive su vida será un reflejo directo de cómo crecerán sus hijos. Hay una canción, incluso la canté el año pasado, llamada “Quiero ser como tú”. Es así: quiero ser como tú, porque él quiere ser como yo. Quiero ser un ejemplo santo para que sus ojos inocentes lo vean. Ayúdame a ser una Biblia viva, Señor, que mi pequeño pueda leer. Quiero ser como tú, porque él quiere ser como yo”.

Pude ver eso con mi hijo, cuando tenía 2 años de edad, y queria ser como yo. Él repetia las palabras que yo decia, hacia las cosas que yo hacia, él me ama, y en este punto, él quiere ser como yo. Será mejor que sea el tipo de padre adecuado, porque él será mi reflejo.

Es como esta situación, un niño fue sorprendido hablando malas palabras. “Hijos, ¿dónde aprendiste a hablar así?”, dijo la madre del niño. El niño miró a su padre y le dijo: “Bueno, papá, ¿se lo digo?”

2 Reyes 14:3 habla de un rey de Israel llamado Amasías. “Y él hizo lo recto ante los ojos de Jehová, aunque no como David su padre; hizo conforme a todas las cosas que había hecho Joás su padre”.

¿Qué clase de ejemplo les está dando a tus hijos? Tus palabras pueden decir algunas cosas sobre ti, pero tu vida declara quién eres realmente. ¿Cómo estás viviendo tu vida con Dios?

Mientras terminamos, déjenme hablarle a los niños aquí presentes: La vida no es siempre lo que queremos, y no siempre es la mejor, y no siempre es agradable a Dios. Hay algunos de ustedes aquí esta mañana que tienen padres que no son tan buenos, o quizás ni siquiera están presentes? ¿Cómo puedes honrar a tu padre, incluso cuando es difícil? ¿Cómo puedes ir por la vida sin un buen padre?

Déjame sugerirte algo esta mañana. Dios llama a la iglesia su familia. Y aquí esta mañana, hay muchos buenos y piadosos padres. Te sugeriría que fueras y adoptaras a un padre. No literalmente (¿Puedes ser mi papá y puedo mudarme contigo?), pero ya sabes, acércate a él y dile: “Necesito un papá, alguien a quien pueda admirar para que me aconseje y me ayude, y creo que serías un buen papá”. Y papás, si alguien se acerca a ustedes y les pregunta eso, ya saben cómo responder.

Bueno, esto me recuerda unos niños debatiendo sobre quién era el mejor padre entre sus padres. Esta discusión resaltó a quiénes conocían sus padres. El primer niño comenzó el debate diciendo que su padre conocía al alcalde. Pronto fue superado por el segundo niño que dijo: “Eso no es nada. Mi padre conoce al gobernador”. Las apuestas se estaban poniendo altas, y un padre que escuchaba a escondidas se preguntaba qué diría su hijo pequeño sobre él. El niño dijo: ¿Y qué? ¡Mi padre conoce a Dios! ¿Su hijo diría lo mismo? Que nuestros hijos siempre puedan decir: ¡Mi padre conoce a Dios!

¿Cómo estás peleando tu batalla? Tal vez necesitas empezar hoy, disculpándote con tus hijos, y empezar de nuevo. Vamos a orar.