Como-confiar-en-la-promesa-de-Dios-Biblia-Abraham-versiculos-biblicos
¿Cómo Confiar En Las Promesas de Dios? El Ejemplo de Abraham

El Confiar En Las Promesas de Dios, nos llevará a la justicia

Dios prometió a Abraham que sería padre de muchas naciones; él creyó y obedeció.

GÉNESIS 15

 Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia (Génesis 15:6).

Dios salió al encuentro de Abram en un momento en que éste dudaba de las promesas de Dios. Dios vio a Abram, se acercó a él y le habló con gran ánimo.

Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande (Génesis 15:1).

En su vejez, Abram se centró en lo físico: lo que sus ojos podían ver y lo que su mente podía comprender. Dios le prometió hacer de él una gran nación, pero no tenía hijos. Dios le aseguró a Abram que le daría un hijo.

Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia. (Génesis 15:5).

Sin ningún cambio de circunstancias, la Escritura dice que Abram creyó al Señor. Él creyó que Dios haría lo que dijo que haría. Eso es fe. Y Dios respondió a la fe de Abram acreditando como justicia, la posición correcta con Dios, como su recompensa.

Justicia es una palabra importante para nosotros, ya que se dice que somos contados como justos por creer en Cristo (2 Corintios 5:21; Romanos 4:6-24; Romanos 4:5:19; Romanos 4:10:3). Tanto en griego como en hebreo, la palabra está llena de significado. Parte de su significado es hacer lo que es correcto, es decir, obedecer a Dios y hacer justicia en el mundo. La segunda parte de su significado, e igualmente relevante, es la connotación de tener un derecho legal ante un juez. Ambos significados son inseparables en el sentido bíblico de la palabra.

Al igual que en el caso de Noé, la justicia -o la posición correcta ante Dios- no significaba que Abram fuera una persona sin pecado. Simplemente, confiaba en el Señor. Lea Romanos 4:4-5. La Palabra de Dios dice que esta misma situación se aplica a todos los hombres y mujeres que confían en el Señor. Describe lo que significa para ti poner tu confianza en el Señor.

Los caminos de Dios no han cambiado a lo largo de estos miles de años. Él es el mismo ayer, hoy y siempre. Confiar en la palabra de Dios, confiar en sus promesas, nos llevará a la justicia. La clave es la fe. Abram fue rebautizado por Dios como «Abraham» debido a la fe de Abram para creer que Dios lo haría padre de muchas naciones (Génesis 17:5).

La fe no significa que nunca dudemos o tengamos preguntas.

De hecho, Abraham comenzó inmediatamente a preguntar a Dios cómo eran posibles las cosas de las que hablaba (Génesis 15:8) e incluso se rió de otras cosas que Dios prometió (Génesis 17:17). ¿Alguna vez has dudado de Dios, o le has preguntado a Dios por qué suceden cosas difíciles? ¿Cómo fueron respondidas tus preguntas o dudas?

Las promesas de Dios son eternas e inmutables, no fallarán porque Dios no puede fallar, así que podemos creer al enemigo o podemos creer a Dios.

Podemos sucumbir a las mentiras o apoyarnos en la Verdad. En el jardín, Adán y Eva eligieron creer las mentiras del enemigo. Noé y Abram (Abraham), en cambio, eligieron creer las verdades de Dios. Aunque, no olvidemos, Noé y Abraham no eran perfectos. Las veces que Noé y Abraham no siguieron a Dios y equivocaron sus anhelos, Dios envió duras consecuencias como resultado.

Elegir la mentira y la autosatisfacción conduce a consecuencias negativas. Elegir la verdad y la humildad conduce a las bendiciones y a la plenitud. ¿Por qué? Porque cuando elegimos creer mentiras, caemos en manos del enemigo. Escuchamos la voz del diablo en lugar de la de Dios, por lo que él determina quiénes somos, nuestro camino, incluso nuestro destino.

Cuando confiamos en nosotros mismos, o en otros, por encima de Dios, corremos el riesgo de alejarnos tanto de Dios que olvidamos su corazón. Su bondad. Su amor. Olvidamos que los mandatos de Dios son buenos. Sus propósitos son buenos. Él es bueno.

Confiando en la Palabra de Dios y obedeciéndola es donde encontramos nuestro verdadero y duradero significado, satisfacción y seguridad.

Abraham vivió bien esto. Dios había prometido convertirlo en una gran nación, pero Abraham se encontró sin hijos. ¿Cómo podía cumplirse la promesa de Dios sin herederos? ¿Era Dios realmente digno de confianza?

Abraham clamó a Dios con desánimo. Dios se acercó a Abraham y le aseguró amablemente que le daría un hijo. Le recordó a Abraham sus promesas. La Escritura dice que Abraham creyó al Señor sin ninguna prueba visible, sin que Sara estuviera embarazada. Abraham le tomó la palabra a Dios. Él decidió creer que Dios haría lo que dijo que haría.

Esto, mi amigo, es la esencia de la fe. Los caminos de Dios no han cambiado. Las promesas y los propósitos de Dios son eternos e inmutables. No fallarán porque Dios no puede fallar. Cuando las mentiras del enemigo – el miedo, la duda, la ansiedad, la incredulidad, el desaliento – se acercan, debemos inmediatamente llevar esos pensamientos cautivos. Cautivos a la Verdad de la Palabra de Dios. La verdad de quiénes somos como hijos del Único Dios Verdadero.

Lee en voz alta la verdad de quién eres en Cristo.

Eres Amado (1 Juan 3:1).

Eres Perdonado (1 Juan 1:9).

Eres redimido (Efesios 1:7).

Eres una nueva creación (2 Corintios 5:17).

Y Eres separado (Romanos 8:30-39).

Eres Templo del Espíritu Santo (1 Corintios 3:16-17; 1 Corintios 3:6:19-20).

Eres creado con propósito (1 Pedro 2:9; 1 Pedro 4:10).

Ahora, ora y declara estas verdades sobre tu corazón y tu mente.

Abba Padre, mi Creador,

Te alabo mi Dios porque estoy hecho de manera cuidadosa y maravillosa. Gracias porque soy perdonado y redimido por la sangre de tu Hijo, Jesús. Gracias porque en y a través del poder de tu Espíritu Santo, soy una nueva creación. Por tu gracia y misericordia, soy tu obra maestra hecha a mano y tienes propósitos buenos y perfectos para mí. Por favor, concédeme sabiduría y discernimiento para llevar a cabo ese plan.

Ayúdame Padre a descubrir que quieres que yo sea. Desenmascara las mentiras del diablo. Limpia cualquier cosa que Tú no hayas autorizado para mi vida. Protégeme de los planes de satanás. Dame ojos para verme, no con los ojos del mundo, sino con los tuyos. Padre, que sepa en lo más profundo de mi corazón que soy santo, creado a Tu imagen y apartado para Tus propósitos.

Abre Dios mis ojos para ver mi verdadera belleza, una belleza que refleja Tu corazón, Tu carácter, Tu fuerza y Tu dignidad. Planta Tus verdades en lo más profundo de mi corazón. Lléname con Tu Espíritu Santo y bendíceme todos los días de mi vida. Te pido todo esto en el nombre de Tu hijo, Jesús. Amén.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí