Como-Dios-nos-cambia-vida-biblia-versiculos-biblicos
¿Cómo Dios Cambia Mi Vida Según La Biblia?

¿Cómo Dios Cambia Mi Vida Según La Biblia?

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia (2 Timoteo 3:16).

La manera o forma por excelencia que Dios usa para cambiar nuestras vidas se llama: Su palabra. No hay otra cosa que pueda tener más impacto y poder en nosotros para transformar nuestras vidas. El apóstol Pablo dice: Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra (2 Timoteo 3:16-17 Reina Valera).

Recuerdo la historia de caníbal convertido al cristianismo, él vivía en el Perú y pertenecía a la tribu de los Amahuacas. Cuenta la historia que estaba al lado de una olla grande leyendo su Biblia, un hombre muy estudioso que estudiaba las tribus, le dijo: ¿Qué haces?

El hombre respondió: «Estoy leyendo la Biblia».

¿Sabías que, en el mundo moderno, el hombre civilizado ha rehusado ese libro? En el solo hay cuentos e historias que son solo mentiras. Así que no pierdas el tiempo leyendo ese libro.

El hombre lo miró de pies a cabeza y le respondió suavemente: «Señor, si no fuera por este libro, usted estaría en esa olla».

Si deseas realmente cambiar tu vida, debe sumergirte en la palabra de Dios (la Biblia). Debes leerla, estudiarla, meditarla, memorizarla, declararla y colocarla en acción. Tú puedes decir: Mi fe es débil pastor, ¿la Biblia es tu alimento diario? ¿Meditas en ella de día y de noche? ¿Lees diariamente la Biblia? ¿Si o no? ¿No? Entonces, ¿cómo puedes hacer que tu fe crezca?.

La Biblia dice: «La fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios» (Romanos 10:17).

Solo Dios Puede Cambiar Tu Vida

Los azotes que hieren son medicina para el malo, Y el castigo purifica el corazón (Proverbios 20:30).

Una forma más que Dios usa para cambiar nuestras vidas son las circunstancias. No es que las circunstancias nos cambian, lo que nos cambia es su palabra en medio de las circunstancias. Situaciones adversas, dolores, penas, presiones del mundo, estrés, ansiedad siempre nos colocarán en una posición de buscar el sentido y el propósito de la vida.

El famoso escritor cristiano C.S. Lewis dijo lo siguiente referente a esto: El dolor insiste en ser atendido. Dios nos susurra en nuestros placeres, pero no grita en nuestro dolor.

La traducción de la Biblia J.B. Phillips dice:

Además, sabemos que a los que aman a Dios, que han sido llamados según su plan, todo lo que sucede encaja en un patrón para el bien. Dios, en su presciencia, los eligió para que llevaran la semejanza familiar de su Hijo, para que fuera el mayor de una familia de muchos hermanos. Los eligió hace mucho tiempo; cuando llegó el momento, los llamó, los hizo justos a sus ojos, y luego los elevó al esplendor de la vida como sus propios hijos (Romanos 8:28-29).

Nada puede llegar a tu vida sin el permiso de Dios; antes debe ser «filtrado por el Padre celestial».

Lo grandioso es que Dios usa las circunstancias, independientemente del origen de las mismas. Para él eso no importa y muchos menos hace diferencia alguna en sus propósitos. Siempre hay un origen para las circunstancias, a veces las provocamos nosotros mismos, otras son causadas por otras personas, y muchas otras veces el enemigo desea hacernos caer y desea que cosas terribles nos sucedan. Más allá de todo esto, el origen de las circunstancias es irrelevante para Dios.

Dios dice, Yo haré que todo encaje en Mi plan para tu vida, para hacerte como Jesucristo. Eso significa que no hay ninguna circunstancia de la que no podamos aprender si mantenemos la actitud correcta. ¿Por qué Salomón dijo: Los azotes que hieren son medicina para el malo, Y el castigo purifica el corazón? Porque solo cambiamos cuando nuestro miedo al cambio es superado por nuestro dolor.

Si quieres ser más como Jesús y menos como el diablo, medita en este versículo: Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia (Hebreos 5:8). Si Dios también usó los desafíos, conflictos y circunstancias de la vida para preparar a su Hijo Jesucristo para su destino, ¿no hará lo mismo en nuestras vidas? Así que en lugar de tratar de escapar de tus circunstancias, aprende de ellas y fortalécete en el Señor y en el poder de su fuerza.

Versículos Bíblicos para ayudarte a profundizar este tema: Números 27-29, Números 30:1-32:24, Mateo 9:27-38, Mateo 10:1-10, Salmos 62, Salmos 22, Proverbios 11:15-18

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí