19 Maneras Bíblicas Para Desarrollar La Resiliencia Según la Biblia

0
1
maneras-formas-biblicas-desarrollar-la-resiliencia-biblica-versiculos-biblicos
19 Maneras Bíblicas Para Desarrollar La Resiliencia Según la Biblia: Formas De Desarrollar La Resiliencia Bíblica ¿Qué dice la Biblia Sobre La Resiliencia?

Formas De Desarrollar La Resiliencia Bíblica ¿Qué dice la Biblia Sobre La Resiliencia?

Primero definamos ¿qué es la resiliencia? La resiliencia es la capacidad que tiene una persona o un grupo específico de recuperarse frente a la adversidad para seguir avanzando hacia el futuro. Para entenderlo mejor, en la física es la propiedad que algunos cuerpos tienen de regresar a su forma original después de haber sido sometidos a una deformación elástica. En psicología, la resiliencia es la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas como la muerte de un ser querido, un accidente, estrés o cualquier situación adversa que venga a su camino.

Ahora que hemos leído todos estos conceptos y definiciones sobre la resiliencia, podremos preguntarnos, ¿Qué es la resiliencia Bíblica?

La resiliencia Bíblica es la capacidad de confianza en Dios que tiene una persona para sobreponerse a las circunstancias adversas, sean estas ataques espirituales o las fatalidades de la vida, y encontrar en ellas un sentido para el crecimiento y la madurez espiritual. Por esta razón, la resiliencia está relaciona estrechamente con la fe, la esperanza y el amor, todas estas fuerzas espirituales.

La resiliencia está bien presente o lo largo de toda la Biblia. Por esta razón, la resiliencia es totalmente bíblica: es la respuesta afirmativa antes los hechos negativos mediante los pasos de fe, esto no sucede de la noche a la mañana, sino, forma parte de un proceso espiritual donde Dios hace su obra en nosotros. La resiliencia Bíblica es una característica escrita (mediante su palabra) en el corazón de los hombres y mujeres de Dios, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

Mira lo que dice la Biblia sobre esta actitud o propiedad (resiliencia) en los cristianos: Aunque el justo caiga siete veces, vuelve a levantarse (Proverbios 24:16).

Como cualquier habilidad, la resiliencia mental, emocional y espiritual puede aprenderse. He aquí cómo:

(1) Redefine las adversidades como la puerta de entrada a algo mejor y mucho mayor de parte de Dios.

(2) Recuerda que las personas de éxito Bíblico no solo se enfrentan la adversidad, sino que la aceptan y tiene la capacidad de transformarla con la palabra de Dios.

(3) No escuches las críticas y concéntrate en las promesas de Dios para tu vida.

(4) Antes de salir de la cama, empieza tu día en oración y la gratitud, no olvidando que estas crean un terreno fértil para el amor, la fe, y la esperanza.

(5) Sube el botón de fe y confianza cuando te enfrentes al temor. Atrévete a declarar la palabra de Dios sobre tu vida.

(6) Aprende de tus caídas, de tus golpes y tus fracasos. No olvides las veces en que Dios te levanto del polvo a su luz.

(7) Así como David ten en mente la victoria antes de entrar en combate contra tu Goliat. Pero ojo aquí, cuando tu Goliat caiga, no olvides de contarle la cabeza.

(8) Así como Pablo, deja atrás las cosas pasadas que te preocupan y extiéndete a lo que está adelante, en tu futuro. El presente es el mejor tiempo para influenciar que tienes.

(9) En medio del problema y la tentación, no grites, ni mucho menos te quejes, mira la salida y la puerta que Dios ha puesto para tu escape.

(10) Dudas de tus dudas y transfórmalas en fe por medio de la palabra de Dios.

(11) Cuando pienses que hay más salida y todo parezca imposible, no olvides nunca que «todo es posible para Dios». (Marcos 10:27)

(12) Cuando pienses y te sientas solo, recuerda que la soledad no es un estado y si una falta de enfoque. En esos momentos es bueno redirigir nuestro enfoque más allá de nosotros. Piensa en todos aquellos que te ayudaron a lo largo de tu vida y te aman.

(13) Ora a Dios cuando te sientas sin sabiduría para continuar (Santiago 1:5).

(14) Si en la playa de la vida te cansas de nadar, no te rindas, aprender a boyar. Y cuando recuperes las fuerzas, avanza hacia el propósito de Dios.

(15) Un recurso poderoso que tienes a tu disposición «todo lo puedes en Cristo» cuando pienses que no consigas hacer algo. (Filipenses 4:13).

(16) Hay muchas cosas en la vida que no podemos controlar, así enfócate en lo que si puedes, y deja lo demás para que Dios se encargue y lo resuelva.

(17) El ejercicio físico ayuda mucho, así que debes separar un tiempo para agilizar el cuerpo. Esto le dará salud a tu cuerpo y a tu estado de ánimo.

(18) Estar alegre y reírte ayuda a reducir la tensión, algunos estudios dicen que fortalece tu sistema inmunológico y mejorar tu flujo sanguíneo.

(19) Por último, no te digo que trates, sino que seas agradecido en todo tu caminar. La gratitud y la honra son 2 marcas de todo discípulo de Jesús. A veces somos muy buenos pidiendo a Dios que haga lo que deseamos, pero somos muy malo en agradecer lo que él ya hizo por nosotros.

Algunos vehículos bíblicos para ayudarte con el tema de la resiliencia: Rut 1-4, Marcos 6:14-29, Salmos 119:81-88, Proverbios 18:1-5

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí