¿Soy Yo El Gruñón?

 

¿Soy Yo El Gruñón?

 

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien” (Romanos 8:28).

 

Alguien en Evansburg, una aldea a oeste de Edmonton, tomó la libertad de hacer una añadidura en las placas que indican los límites de la ciudad.  La placa ahora muestra:

“Bienvenido a Evansburg, una aldea próspera, con aire limpio y agua fresca, y personas amigas.  Población — 600 — 29 perros — 41 gatos — 1 gruñón”.  Comentarios del editor del diario local: “Aunque todos los 600 puedan sentirse incriminados, probablemente apenas la persona que escribió en las placas sabe la identidad del gruñón”.

 

Lamentablemente, en la mayoría de los lugares donde existe un grupo de personas reunidas, existe un gruñón — una persona que reclama constantemente, que solo consigue ver el lado sombrío de las cosas.  En las iglesias, también, existen gruñones.  Todos nosotros debíamos hacer a pregunta: “¿Señor, soy yo?”

 

Hay personas que nunca están satisfechas con nada.  Se quejan del calor, del tiempo lluvioso, del aglomerado de personas, de los ambientes desiertos, de las personas que siempre están sonreiendo, de aquéllos que cierran el semblante y nunca muestran buen-humor, de los que hablan alto, de algunos que hablan susurrando — en fin, nada les agrada.

 

Siempre están buscando pretexto para reclamar y se sienten fracasados cuando no encuentran motivos para eso.  Su hobby preferido es descubrir los defectos de los otros y se llenan de placer cuando alcanzan éxito en sus propósitos.  se juzgan victoriosos pero, en verdad, son personas tristes y huecas.

 

Felices son aquéllos que aprenden a glorificar a Dios por las circunstancias, que consiguen percibir el lado positivo de los acontecimientos, que reconocen que todas las cosas cooperan para su bien y que Dios está controlando todo.

 

Si usted suele renegar de todo y de todos, pida a Dios para modificar su modo de ser y que de su boca salgan solo palabras de bendiciones y de vida eterna.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

3 comentarios

  1. El hermano Bello

    Con mansedumbre y saburía se corrigen los errores.
    La pregunta de la hermana me hace recordar un episodio de dos hermanos: Uno pregunta cuántas ‘boteas…’ había y el otro lo corrige diciéndolo hermano, “no sea cameo, se dice botellas, no boteas”
    En el caso de las hermanas, tan equivada puede estar una como la otra; pero en todo caso, las correcciones deben llevar el elemento del amor y la sabiduria como nos lo dice Efesios 4:15 “Sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos…en Cristo.” y en Colosenses 4:6 leemos “Sean vuesras palabras siempre con gracia, sazonada con sal…”
    Una enseñanza mal presentada puede estar tan incorrecta, como una corrección mal aplicada.
    El que corrige no es el que más sabe, sino el que enseña con la sabiduria de callar. Todos nos equivocamos, y todos aprendemos de nuestros errores, por eso hay que estar siempre a los pies del Maestro.

  2. !Hola!
    Esta que les escribe, probablemente es una grunona. A mi me dijeron que no me querian mas en la iglesia porque yo protestaba por todo. La esposa del pastor nos invita a mi esposo y a mi a participar de las clases que estaban dando. No fueron muchas personas, solo ella, el pastor su esposo, un hemano, mi esposo y yo. Nos dice que abramos la Biblia en el cuarto evangelio, el libro de Juan el Bautista. Que era el discipulo amado, que fue el que escribio el cuarto evangelio, que era hijo de Salome. Todos los que leemos la Biblia sabemos que eso era mentira. Ni fue discipulo de Cristo, ni escribio el cuarto evangelio, ni era hijo de Salome. Si a alguien que conoce la Biblia, la esposa del pastor le viene con esas mentiras, que haria usted? Yo la pare y le dije que no seguia escuchando barbaridades, y no le gusto. Me gustaria saber como reaccionarian ustedes en un caso asi.
    Bendiciones para todos,
    Aida Luz.

    • Aida , creo que yo me quedaría callado , luego llamaría a la Pastora a un lado , y le enseñaría una Biblia de estudio , allí ella se daría cuenta de su error , y en la otra predicación , se enmendaría delante de los hermanos .Eso haría yo ,alguién dijo : Hay maneras y hay formas .Bendiciones Miles , y Uds. que harían ?

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte