¿Cómo Crecer En La Gracia Divina?

¿Cómo Crecer En La Gracia Divina?

“NO NOS ATREVEMOS A… COMPARARNOS…” (2 Corintios 10:12)

Chuck Swindoll escribió: “Cuando otros no comparten tu punto de vista, ¿muestras desaprobación? ¿Y qué dices cuando alguien tiene un coche más nuevo o una casa más bonita, o un peinado o ropa que nunca llevarías? ¿Y si están divorciados, o son padres solteros, o ¡el Señor no lo quiera!” mantienen una relación que no apruebas? ¿Podrías convivir en armonía con ellos, o sacarías tu “libro de reglas de comparación”? La Biblia dice que no debemos “…compararnos…” (2 Corintios 10:12b), porque todos somos distintos. Compararse no es correcto; conduce a las críticas, a la competencia, al control y a la codicia. Es un indicador de que eres inseguro y de que la gracia es un concepto ajeno para ti. Tener la gracia de Dios significa dejar a los demás libres para que sean ellos mismos y sin esa actitud legalista que requiere que otros se conformen a nuestros estándares”. Pablo se ocupa de este tema de la siguiente manera: ¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio Señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerlo estar firme” (Romanos 14:4). Observa las palabras: ¿Tú quién eres, que juzgas…?. Retrocede, y deja de hacer el trabajo de Dios.

Gladis Hunt escribió: “Ser aceptado significa que eres valioso tal y como eres, que no estás forzado a encajar en las ideas de otra persona, que puedes expresar tus sentimientos y sus porqués, y que a alguien le importas de veras, que puedes probar conceptos sin ser criticado, que incluso puedes expresar pensamientos heréticos y discutirlos con un interrogatorio factible. En otras palabras, te sientes seguro. Nadie te va a juzgar, aunque no estén de acuerdo contigo. Esto no significa que nadie te va a corregir, simplemente poder ser tú mismo con toda tranquilidad”. Si tú también puedes decir esto de todo corazón, es que estás creciendo en la gracia divina.

“…NO… JUZGUEMOS…” (Romanos 14:13)

Inmediatamente después de ‘comparar’ viene ‘controlar’. Frecuentemente, los controladores están impregnados de religiosidad. Su “modus operandi” es manipulación, insinuación y amenaza disimulada. La gracia no abunda en ellos, porque son sabios en su propia opinión (cfr. Romanos 12:16b). ¿Notas alguno de esos rasgos en ti? Piensa en que serías mucho más feliz si no estuvieras intentando de controlar a la gente y a los resultados. Dennis Leonard escribió: “Dales a tus seres queridos la dignidad de cometer sus propios errores y que aprendan de ellos. Si siempre te estás metiendo en los asuntos de los demás, no sólo te vas a quemar, sino que no estás dejando al Señor a que actúe en sus vidas… ¡Ellos le pertenecen a Él, no a ti!”.

Cuando se trataba de una controversia acerca de las leyes referente a los alimentos judíos, Pablo escribió: “El que come de todo, no menosprecie al que no come, y el que no come, no juzgue al que come, porque Dios lo ha recibido” (Romanos 14:3). Por el mero hecho de no sentirte libre para hacer algo, no condenes a otros por hacerlo. Porque tienes férreos convencimientos, eso no te autoriza a imponérselos a los demás. Incluso de las cosas buenas se puede abusar. William Barclay (un teólogo escocés) habló sobre “hacer del día de descanso un absolutismo, rodeándolo con una ‘jungla’ de normas, reglamentos y prohibiciones”. Pregúntate si es probable que tu actitud produzca paz o, más bien, conflictos. Crecer en gracia significa “…mutua edificación” (el versículo 19b), no exhibir tu libertad frente a aquéllos que no comparten tus convicciones. Pablo dijo: “El que come, para el Señor come… y el que no come, para el Señor no come” (el versículo 6b). Hay momentos en los que tienes que seguir adelante, sea como sea, humildemente y en oración.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Un comentario

  1. Híjole, entonces qué hay de esa ordenanza de ir y predicad el evangelio; qué hay de que anunciemos las virtudes de aquel que nos sacó de las tinieblas a su luz admirable; que hay de que nosotros juzgaremos y no seremos juzgados; y que hay de que de gracia ricibiste, de gracia dad….etc?

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

199 Compartir
Comparte192
WhatsApp
Tweet
+16
Pin1
Email