Hijo mío, no te olvides de mi ley, y tu corazón guarde mis mandamientos;
porque largura de días y años de vida y paz te aumentarán. 

Proverbios 3:1-2.

Tú sé sobrio en todo. 
2 Timoteo 4:5.

¿Es la salud lo principal?

       Cuántas veces se oye repetir: ¡La salud es lo más importante! Esta afirmación muestra que la salud y por lo tanto la vida física es la principal preocupación para muchos de nosotros. ¡Cuántos esfuerzos e investigaciones, pero también qué abusiva publicidad se hace para conservar la salud, desarrollar o reducir la silueta y vivir más tiempo! La Escritura no da el primer lugar a la salud física. Ella tiene una visión más amplia y elevada. Apunta al bien espiritual del ser humano. Además, deja entrever que el funcionamiento de nuestro cuerpo a menudo es afectado por nuestro estado moral.

       El más grande bien consiste en obtener la paz con Dios por medio de Jesucristo. Entonces se acaban muchas tristezas que provienen de no encontrarle sentido a la vida; nuestro espíritu puede gustar el gozo de la esperanza cristiana, de lo que resulta a menudo un sensible bienestar corporal. Después, si seguimos las enseñanzas de la Biblia, somos guardados de muchos excesos que arruinan la salud. Aprendemos a moderarnos, porque nos apegamos a los valores esenciales. Nuestros pensamientos no se vuelven exclusivamente hacia nosotros mismos, nuestras facultades físicas y mentales hallan un nuevo resorte. Esto no quiere decir que nunca estaremos enfermos. ¡No!, participamos de los sufrimientos comunes a todos los seres humanos. Pero los aceptaremos con sumisión y paciencia, sabiendo que Dios los permite para nuestro bien.

  • El devocional diario, es editado por: "La Buena Semilla" 1166 Perroy (Suiza) © Copyright: Todos los derechos reservados
  • El texto enviado hoy es el del día correspondiente del año pasado.
  • El texto del día de hoy puede leerse en nuestra página: https://www.devocionalescristianos.org 

    Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. – Tercera carta de Juan versículo 2.

  • Prediquemos por Internet – ¿Hemos bendecido tu vida con el devocional diario? Si tu respuesta es afirmativa entonces suscribe a otros (pidiendo primero su acuerdo) para que lo reciban al igual que tu haz clic aquí
  • El equipo de Devocionales, Inc. se encarga de enviar este mensaje diariamente por correo electronico a 27.103 suscriptores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí