PRONUNCIAMIENTO

 

RESTAURACIÓN NACIONAL nació a la vida política de nuestra nación para colaborar en la restauración de los valores morales y espirituales, especialmente en el quehacer político, como pre-requisito y fundamento para que nuestro país pueda enrumbar hacia el desarrollo y la prosperidad, así como al fortalecimiento de nuestra identidad nacional, cooperando para ello con todas las fuerzas vivas de la sociedad.

 

En ese propósito, y ante la coyuntura electoral de la segunda vuelta, Restauración Nacional expresa su apreciación sobre el panorama político y las candidaturas en juego, como orientación a sus afiliados y simpatizantes.

 

1. La democracia, bien ejercida, es la forma de gobierno más apropiada para construir un país con justicia y bienestar para todos, y debemos impedir cualquier autoritarismo o intolerancia que la amenacen.

 

2. La soberanía nacional es irrenunciable. Por lo tanto, todo indicio de sometimiento a potencias extranjeras o de tolerancia al irrespeto hacia nuestra autonomía y dignidad, son inaceptables.

 

3. Siendo un país rico en recursos pero limitado en tecnología y capital, e inmerso en un mundo globalizado, toda política que en lugar de atraer capitales los ahuyente, que en lugar de buscar competitividad nos aísle de la economía mundial, terminará trayendo más pobreza a los más pobres.

 

4. El Estado debe ser promotor de la empresa privada, pequeña, mediana y grande por igual, regulador de la relación entre capital y trabajo, entre las empresas de servicios y los consumidores, y redistribuidor de la riqueza de una manera justa; pero no un mega-Estado-empresario, un modelo históricamente fracasado.

 

5. Sobre todo, el Estado debe ser sanado de la corrupción generalizada que lo ha contaminado, la cual ha sido la gran causante de la ineficiencia y pobreza crónicas, y siempre en perjuicio de los más pobres.

 

A la luz de estas convicciones que surgen de nuestra visión de país, siendo plenamente conscientes y a pesar del preocupante antecedente de su anterior gestión, creemos que la candidatura del doctor Alan García Pérez es la mejor alternativa en esta segunda vuelta, para defender los principios democráticos y  la soberanía nacional, y enrumbar al país hacia el desarrollo y la prosperidad.

 

Así como creemos en un Dios restaurador y de segundas oportunidades, así creemos en la posibilidad de cambio y rectificación, en este caso indicados por su ofrecimiento de encargar la cartera de Economía y la Contraloría de la República a personas ajenas a su partido, a no ?carnetizar? los cargos públicos y, en general, a realizar un ?cambio responsable? hacia un Estado sin corrupción y eficiente.

 

Restauración Nacional será celoso vigilante del cumplimiento de las promesas electorales por parte del partido que resulte electo, del ejercicio justo y transparente de la autoridad otorgada por el pueblo, y de una constante lucha contra toda forma de corrupción. Fiel a sus principios, también promoverá y apoyará toda iniciativa que beneficie al país, manteniendo plena independencia como partido.

 

Finalmente, apoyaremos la profundización del proceso de descentralización, la reforma y modernización del Estado, una educación moderna y de calidad, un eficiente servicio de salud, el fortalecimiento de la familia, la defensa de los derechos humanos y la implementación de las recomendaciones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, y todo esfuerzo por construir una nación solidaria sin discriminaciones de ningún tipo.

 

Entendiendo que el voto que emitamos el 4 de junio debe ser de conciencia, animamos a nuestros correligionarios y simpatizantes a elegir inteligentemente, sin apasionamientos, pidiendo a Dios sabiduría y pensando en el futuro de nuestro país en el mediano y largo plazo.

 

Por RESTAURACIÓN NACIONAL

 

Humberto Lay                          Marcos Morón

Presidente                                Secretario General