Cuando era pequeña tenia un familiar que siempre decía :

En boca cerrada no entran moscas! dando a entender que debemos aprender a permanecer callados algunas veces.
De la abundancia del corazón habla la boca … para poder conocer a alguien debemos dejar que hable por algunos minutos para ver lo que hay en su corazón

Muchos de nosotros somos muy rudos para hablar y lerdos para oír.

Si tu te has metido en problemas muchas veces por hablar de mas podrás entenderme.

Aprendamos a medir nuestras palabras y a la misma vez aprendamos a decir lo que necesitamos decir.

Abrir mucho la boca nos conduce a la calamidad y posteriores problemas.

Muchas veces nos traicionan los impulsos o los nervios y decimos cosas “en caliente” las que hacen que luego nos debemos arrepentir.

Podemos evitar la calamidad en nuestras vidas midiendo las palabras que salen de nuestros labios.
Decidamos comenzar a ser una clase diferente de persona aquellas que miden lo que dicen que saben cuando deben hablar y cuando callar.

Esto parece difícil de lograr pero con constancia, tenacidad y nuestra propia disciplina podremos lograrlo.
DECIDAMOS APRENDER PARA SABER CUANDO CALLAR Y CUANDO HABLAR.
Analicemos…Cuanto daño podemos causar a otros, con nuestras palabras dichas fuera de lugar?

Entreguemos nuestro hablar y las intenciones mas profundas de nuestro corazón para que nos ayudemos a saber cuando callar y cuando hablar.

El que guarda su boca guarda su alma; Mas el que mucho abre sus labios tendrá calamidad.

YROSSYY

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí