Para reflexionar…(17-19/11/06)
Cosecha Cierta

“Ir? andando y llorando el que lleva la preciosa semilla;
Mas volver? a venir con regocijo, trayendo sus gavillas”
(Salmos 126:6).

Un capell?n fue llamado para prestar asistencia a un soldado
seriamente herido. éste, agonizante, pidi? al capell?n que
escribiese una carta a su antigua maestra de la Escuela
B?blica. “le diga que yo mor? con Cristo a causa de lo que
ella me ense?? en las clases de la iglesia. La memoria de
suya determinación y la manera agradable y simp?tica con
que, con amor, nos convidaba a aceptar Cristo como Señor y
Salvador quedó grabada en mi corazón. Diga a ella que la
encontrar? en el Cielo.” El mensaje fue enviada y algún
tiempo más tarde el capell?n recibi? esta respuesta: “Espero
que Dios me perdone. En el mes pasado yo prescind? a mi
cargo de maestra de la Escuela B?blica. Abandon? mis alumnos
porque sent?a que m?o trabajo estaba siendo infruct?fero.
?Como yo lamento mi impaciencia y falta de fe! Voy a pedir a
mi pastor que me permita regresar a la clase que dej?.
Aprend? que cuando se siembra para Dios Éla cosecha es
cierta y santificada!”

?Qu? valor hemos dado a nuestro trabajo para el Señor?
?Tenemos confiado que, al hacer su voluntad, Actuar? para
que el resultado sea pleno de éxito? ?Comprendemos que todo
trabajo hecho con amor, para el Señor, glorifica su nombre?

Muchas veces nos empleamos con determinación en la obra de
Dios y, sin paciencia para esperar los frutos que el mismo
producir?, acabamos desalentando y virando la espalda para
el camino que ciertamente nos llenar?a de regocijo y nos
acarrear?a, debajo de copiosas bendiciones, al jard?n
florido de nuestra felicidad.

Si Dios nos está dirigiendo en determinada situación, mismo
que a nuestros ojos humanos no consigamos ver los frutos por
ella producidos, tengamos fe, descansemos en los brazos del
Señor, seamos pacientes y a ben??o ser? muy grande.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí