LLAMADOS A BENDECIR A LOS DEMÁS

Lectura: Génesis 12:1-9
 
 

Por la fe de Abraham, al ser llamado, obedeció, saliendo para un lugar que había de recibir como herencia. Hebreos 11:8

Una de las experiencias más angustiosas de la vida es separarnos de las cosas y de las personas que amamos. A menudo es difícil dejar una casa que contiene tantos recuerdos agradables, y siempre es duro decirle adiós a nuestros seres queridos cuando debemos dejarlos.

Así que no fue fácil para Abraham obedecer a la demanda de Dios de separarse de su país y de sus amigos y parientes. Sin embargo, sin la obediencia al mandamiento de Dios, no habría bendición para él o para sus descendientes.

Dios llamó a Abraham a esta vida de consagración especial porque lo había elegido para ser el canal a través del cual Él obraría Su plan de redención.

La raza humana se había revelado y se había vuelto idólatra. y Abraham necesitaba adorar al único Dios verdadero.

Sigue siendo el deber de todo los creyentes cortar con cualquier relación que impida nuestro progreso y efectividad espiritual.

Debemos abandonar todo pecado. toda obstinación, y todo placer mundano que aleje nuestro corazón de Dios.

Si lo hacemos, cuando seamos probados y tentados, la fibra espiritual de nuestras vidas soportará la prueba. Seremos fortalecidos en el proceso, para que a su vez podamos ser una bendición a aquéllos a nuestro alrededor.

ESTAR APEGADO A CRISTO ES EL SECRETO PARA ESTAR DESPEGADO DEL MUNDO.


Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org