Devocional – «LAMENTO BORINCANO»
por Carlos Rey

(2o. domingo de junio: Día Nacional de Puerto Rico)

Sale loco de contento con su cargamento para la ciudad, ¡ay!, para la ciudad. Lleva en su pensamiento todo un mundo lleno de felicidad, ¡ay!, de felicidad. Piensa remediar la situación del hogar que es toda su ilusión, sí. Y alegre el jibarito va pensando así, diciendo así, cantando así por el camino: «Si yo vendo la carga, mi Dios querido, un traje a mi viejita voy a comprar.»

Y alegre también su yegua va
al presentir que aquel cantar
es todo un himno de alegría;
y en eso les sorprende la luz del día,
y llegan al mercado de la ciudad.

Pasa la mañana entera
sin que nadie quiera
su carga comprar,
su carga comprar.

Todo, todo está desierto,
el pueblo está lleno
de necesidad,
de necesidad.

Se oye este lamento por doquier
de mi desdichada Borinquen, sí.

Y triste, el jibarito va
pensando así, diciendo así,
llorando así por el camino:
«¿Qué será de Borinquen, mi Dios querido?
¿Qué será de mis hijos y de mi hogar?»

Borinquen, la tierra del Edén,
la que, al cantar, el gran Gautier
llamó la Perla de los Mares;
ahora que tú te mueres con tus pesares,
déjame que te cante yo también.

«¿Quién es el jibarito del «Lamento borincano»? —pregunta el profesor Tomás Jiménez de la Universidad Interamericana de Puerto Rico con motivo del Centenario del Compositor Rafael Hernández en 1991—. El jibarito es Rafael… nacido en el barrio del Tamarindo, [en Aguadilla],… del Puerto Rico de aquellos que no tenían lo suficiente para poder vivir plenamente….

»Pero… ese Jibarito es también el que todos llevamos en el corazón. Y por eso su “Lamento borincano” es también el nuestro», 1 concluye el profesor Jiménez.

Menos mal que podemos comenzar a «remediar la situación» ahora mismo, clamando a «nuestro Dios querido», como lo hizo el profeta Isaías: «Señor, tú eres nuestro Padre; nosotros somos el barro, y tú el alfarero. Todos somos obra de tu mano. ¡Considera, por favor, que todos somos tu pueblo!» 2
1 Tomás Jiménez, «Lamento borincano» En línea 16 noviembre 2007.
2 Is 64:8,9

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí