Día del Padre Cristiano – Características de un buen Padre 5ta Parte

“.GRANDE ES NUESTRO AFECTO POR VOSOTROS.” (1 Tesalonicenses 2:8)

Ejemplo de un estilo de vida irreprochable. “Vosotros sois testigos, y Dios también, de cuán. irreprochablemente nos comportamos con vosotros.” (1 Tesalonicenses 2:10). Los oyentes de Pablo podían juzgar si lo que decía era verdad porque habían sido testigo de su comportamiento. Padre, podrás “predicar” si la gente no ve tu forma de vivir, pero tendrás que ser consecuente con lo que dices cuando estés en el punto de mira, porque si no eres consecuente con tus palabras, no serás creíble. Para demostrar un buen estilo de vida se requieren dos cualidades:

a) Transparencia. Tus hijos no necesitan padres perfectos, pero sí sinceros y transparentes. Si te equivocas, admite tu error. Muchos niños nunca oyen decir a sus padres: ‘Perdona, me equivoqué’; debido a eso, o bien creen que la sinceridad, la transparencia y la humildad son debilidades, o bien que sus padres son inconsecuentes. En ambos casos, esa mentalidad les predispondrá a una vida de arrogancia y de problemas.

b) Sé positivo. Según los estudios realizados, los padres hacen diez comentarios negativos por uno positivo, en cuanto a los hijos se refiere. Frases como: ‘Nunca vas a.’, ‘¿Por qué siempre.?’ ‘Nunca usas la cabeza.’, etc. Las estadísticas revelan que el padre es más propenso a pronunciar ese tipo de declaraciones. Cambia, pues, tus palabras y sé más positivo. ¿Cómo lo hizo Pablo? “.Como el padre a sus hijos, exhortábamos. a cada uno de vosotros. y os encargábamos que anduvierais como es digno de Dios(1 Tesalonicenses 2:11-12). Se necesita coraje para inspirar a los hijos, fortalecerlos y exhortarles a fin de que lleguen a realizar su potencial. Dales muestras de cariño, porque la vida es dura; edifica su espíritu, no lo aplastes; y anímales para que sean perseverantes con palabras como: ‘No lo dejes, sigue adelante, puedes conseguirlo.‘ ¿Dio resultados con Pablo? ¡Sí! “.Recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros. la cual actúa en vosotros. (1 Tesalonicenses 2:13). ¿Funcionará contigo y con tus hijosí ¡Sí, no lo dudes!