razones-para-no-preocuparnos-versiculos
Razones Bíblicas Para No Preocuparnos

Poderosas Razones Bíblicas Contra la preocupación

Nos pasamos mucho tiempo precioso en la vida preocupándonos. Preocupándonos por notas en la escuela, universidad, trabajo, presupuestos, plazos, etc.

La preocupación viene por pagar las cuentas y como administrar la casa, cuando sube el gas, los costos de plan de salud y mil impuestos para pagar.

Incluso nos preocupamos por tener la casa en perfecto estado para la llegada de la persona «amada», y en cuestión de segundos después que se va, la casa está patas arriba nuevamente.

Nos preocupamos por las primeras impresiones, por una política correcta, los robos en la Internet y las enfermedades contagiosas. Pero a pesar de toda esta preocupación, la verdad es que aún estamos vivos y bien, y con todas nuestras cuentas se pagan, con mucho esfuerzo claro.

A lo largo de nuestra vida, las horas que nos preocupamos es ENORME y un tiempo valioso que nunca volverá. Por la tanto, debemos decidir hoy aprovechar el tiempo con más sabiduría y de una manera más divertida.

Si aún no estás convencido de renunciar a la preocupación, aquí te dejo 4 razones poderosas para no preocuparte.

Con Preocuparse no se logra absolutamente nada

Yo no sé ustedes, pero yo no tengo tiempo que perder en estos días. Y la preocupación es una pérdida de tiempo muy valioso. Preocuparse no ayudará a resolver un problema ni tampoco encontrará la solución, así que ¿por qué perder su tiempo y energía en ello?

Mateo 6:27-29

¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? 6:28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos.

La preocupación no es buena para ti

La Preocupación es destructiva para nosotros de muchas maneras. Se convierte en una carga mental que puede incluso causar una enfermedad y debilitar nuestro cuerpo.

Proverbios 12:25

La congoja en el corazón del hombre lo abate;  Más la buena palabra lo alegra. 

El Preocuparse es lo contrario de confiar en Dios

La energía que gastamos preocupándonos se puede aprovechar de una mejor manera en oración. He aquí una pequeña fórmula para recordar: Preocupación reemplazada por la oración es igual confianza.

Mateo 6:30

Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

Filipenses 4:6-7

Por nada estéis afanosos, si no sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 4:7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Preocuparse pone su foco en la dirección equivocada

Cuando mantenemos nuestros ojos enfocados en Dios, nos acordamos de su amor por nosotros, y nos damos cuenta de que realmente no tenemos nada de que preocuparnos.

Dios tiene un plan maravilloso para nuestras vidas, y parte de ese plan incluye su cuidado por nosotros. Incluso en los momentos difíciles, cuando parece que Dios no le importa, podemos poner nuestra confianza en el Señor y concentrarnos en su reino. Dios se hará cargo de todas nuestras necesidades.

Mateo 6:25

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

Mateo 6:31-33

No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 6:32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

1 Pedro 5:7

Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí