malos-habitos-biblia
¿Cómo Acaber Bíblicamente Con Los Malos Hábitos?

“…CUALQUIERA QUE MIRA A UNA MUJER PARA CODICIARLA, YA ADULTERÓ CON ELLA EN SU CORAZÓN.” (Mateo 5:28)

¿Cómo destruir los malos hábitos bíblicamente? Parte 3

Le ocurrió hace años a una figura religiosa prominente. Su adicción a la pornografía fue expuesta, ¡en dos ocasiones! Temeroso, avergonzado y solo, luchó y predicó contra eso, orando acerca del tema. ¿Cuándo empezó su problema? De adolescente. Cada vez que miraba otra revista pornográfica, archivaba una imagen mental para que el enemigo la sacara en momentos de tentación. En última instancia, eso le llevó a perder y destruir todo lo que más quería.

Jesús dijo: “…cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón” (Mateo 5:28).

¿Son esas palabras lo bastante serias para hacer que no mires, o estás dispuesto a sufrir las consecuencias de beber constantemente del pozo de la impureza sexual?

A veces es difícil vislumbrarlas, pero ahí están. Llegan disfrazadas de oportunidades de intimidad perdidas. Cada mirada lujuriosa daña tu lazo matrimonial. Cuanto menos desees a tu cónyuge, más vas a querer ver en ella cosas que justifiquen tu alejamiento.

Te harás crítico de ella para sentirte así “con el derecho” de jugar juegos mentales con otras mujeres con quienes te cruzas. Lo más triste del caso es que nunca sabrás lo que tu matrimonio pudiera haber sido, porque has estado minando los cimientos – con cada mirada lujuriosa.

Hoy, vuélvete a Dios en arrepentimiento. Pídele que te dé un corazón puro (Ver Salmo 51).

Luego, vete a casa y cumple el mandamiento: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella” (Efesios 5:25).