sionismo-cristiano-religioso-politico
¿Qué Es El Sionismo Cristiano? ¿Es Bíblico? ¿Qué dice la palabra de Dios?

¿Es Bíblico El Sionismo Cristiano?

Sión

Sión es básicamente un nombre usado como sinónimo de Jerusalén, así que la ciudad de Sión se refiere a Jerusalén. La palabra Sión viene de la palabra hebrea “tsin”, que significa “proteger”. La palabra árabe correspondiente es “cihw”, que se refiere a una “cresta de una montaña” o una “ciudadela”, y que parece ser el origen más probable de la palabra Sión.

La palabra se usa por primera vez para referirse a la fortaleza de los Jebusitas que fue capturada por David. Jerusalén es a veces llamada la Ciudad de David ya que David tomó Jerusalén poco después de la muerte de Saúl.

El Sionismo es un movimiento nacional para la liberación del pueblo judío y del estado o nación de Israel.

Originalmente, los sionistas eran judíos que todavía eran observadores u ortodoxos de la ley en su práctica, y deseaban establecer un estado judío en la Tierra de Israel, pero los sionistas todavía existen, y su deseo sigue siendo hacia su nación, y principalmente hacia Jerusalén. Ellos ven a Jerusalén como parte única y exclusiva de Israel, como lo fue en tiempos antiguos.

Cuando usted lee acerca de las Hijas de Sión en las Escrituras, debe entenderse que esto es sólo una analogía de que Israel es la Hija de Sión; una nación escogida específicamente por Dios.

Sionismo Definición

El sionismo, como mencioné antes, es un movimiento nacional hebreo o judío que busca establecer una tierra y un estado para Israel, y más específicamente, desea hacer de toda Jerusalén parte de la nación, e incluso busca establecer Jerusalén como la capital de la nación.

Hoy, Jerusalén está dividida. Es un lugar donde chocan culturas y religiones.

Jerusalén ha visto mucha sangre derramada a lo largo de los siglos. De hecho, esta ciudad ha sido destruida al menos cuarenta veces. Eso es más que cualquier otra ciudad en el mundo, y no es sorprendente porque aquí es donde Dios escogió poner Su nombre y hacer de Jerusalén la capital de la Nación Israel.

Originalmente, Dios hizo que el hombre construyera un templo para poder morar en él; hoy, el hombre es el templo en el que Dios habita. Tristemente, muchos de los judíos todavía están esperando al Mesías. Dejan una silla vacía simbólica en la Cena de Pascua… un asiento reservado para el Mesías, pero el Mesías vino y se fue, y no lo reconocieron en Su día (Lucas 19:44). Ese día está llegando cuando finalmente reconocerán a Jesús como el Mesías, o el “Ungido” de Dios, el Señor Jesucristo; el Salvador y Rey.

Sionismo Cristiano

El sionismo cristiano es esencialmente una creencia cristiana de que el regreso de los judíos a la Tierra Prometida en 1948 fue un cumplimiento de la profecía bíblica.

Muchos creen que el regreso de Israel a la tierra nos acerca un paso más al regreso de Jesucristo, pero en este momento, no todos pueden decirle a su prójimo que conocen a Dios. En este momento, la tierra no está llena del conocimiento de Dios (Hab 2,14), y en este día, no podemos decir: “No harán mal ni destrucción en todo mi santo monte” (Isaías 11,9).

Hoy en día hay mucha destrucción en el mundo, y el peligro ciertamente rodea a Israel, y todavía hay mucho dolor por ver. Algún día, Dios reunirá de nuevo a su pueblo. Hasta cierto punto, están reunidos hoy, pero muy pocos conocen a Dios o a Jesús.

No hay manera en estos tiempos de que “el lobo habite con el cordero, y el leopardo se acueste con el cabrito, y el becerro y el león y el becerro engordado juntos; y un niño pequeño los guiará” (Isaías 11:6). Hoy en día, si el cordero habita con el lobo, suele estar en su estómago.

Sionismo Religioso

El sionismo religioso es una ideología que defiende la idea de un Estado judío basándose de modo amplio en la religión. Ha sido encarnada históricamente por el partido Mizrachi.

El Sionismo Socialista

El sionismo socialista (también conocido como sionismo laborista, en hebreo: transliterizado tziyonut sotzyalistit) es el nombre que recibe el ala izquierda tradicional del sionismo y se orientó históricamente hacia el movimiento obrero judío.

Gracia, no raza

Mucho del sionismo se construye sobre la promesa que Dios le hizo a Abraham, particularmente en Génesis 12 y 15. Por ejemplo, dice que cuando 6 Y pasó Abram por aquella tierra hasta el lugar de Sichêm, hasta el valle de Moreh: y el Cananeo estaba entonces en la tierra. 7 Y apareció Jehová á Abram, y le dijo: A tu simiente daré esta tierra. Y edificó allí un altar á Jehová, que le había aparecido.” (Gn 12, 6-7).

Dos mil años más tarde, los líderes religiosos judíos son descendientes de Abraham, y pensaron que como su padre es Abraham, estarían en el reino, pero Jesús les advierte diciendo:

“Y no penséis decir dentro de vosotros: á Abraham tenemos por padre: porque yo os digo, que puede Dios despertar hijos á Abraham aun de estas piedras” (Mt 3,9).

Ellos miraban su herencia familiar; a su trasfondo religioso, y no a Dios. Ellos señalaban a Abraham y no al Señor. Protestaron contra las palabras de Jesús, diciendo: “Abraham es nuestro padre”. Jesús les dijo: Nuestro padre es Abraham. Díceles Jesús: Si fuerais hijos de Abraham, las obras de Abraham harías” (Juan 8,39).

El punto de Jesús fue “no os atreváis a decir a vosotros mismos:’Tenemos a Abraham como nuestro padre'”.

No se trata de raza sino de gracia. Dios salva a todos los que se arrepienten y creen en Jesucristo. Judío, gentil, mujer, hombre, negro, blanco… no importa. Dios mira el corazón (1 Sam 16, 7). Dios no tiene nietos… sólo hijos nacidos de nuevo. Todo judío, hoy o en la eternidad, tendrán que arrepentirse y creer. La raza no es suficiente.

Dios ciertamente no ha terminado con la nación de Israel. Lo sabemos por las Escrituras. Tal vez Israel se está convirtiendo en una nación de nuevo, y teniendo su propia tierra, puede indicar que el fin de los tiempos está más cerca, pero nadie sabe la hora.

Todo lo que podemos hacer es mantener nuestros ojos enfocados en Jesucristo, sin ignorar los eventos del mundo. El Apóstol Pablo advirtió a la Iglesia en Roma que “Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora nos está más cerca nuestra salud que cuando creímos.” (Rom 13, 11). Eso es cierto. Estamos más cerca de su regreso hoy de lo que estábamos ayer. Cada día se acerca más, aunque no sabemos ni el día ni la hora. Sabemos que el reloj está corriendo… y que el mundo tiene una fecha de destino con Jesús. Él vendrá para juzgar a los vivos y a los muertos, así que hoy es el mejor día para arrepentirse y creer (2 Cor 6,2).

No hay garantías de que el mañana llegue. Como Jesús les dijo a los líderes religiosos, no podemos presumir de la gracia de Dios, pensando que podemos entrar al reino porque nuestros padres eran cristianos o porque fuimos criados en la iglesia.

En efecto, “Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva á la vida, y pocos son los que la hallan.” (Mt 7,14).

¿Por qué tan pocos lo encuentran? Porque no “se esforzarán por entrar por la puerta estrecha”, aunque Jesús dijo: “os digo que muchos tratarán de entrar y no podrán” (Lc 13,24).