Hacia adelante

“Cuando se cierra una puerta a la felicidad, otra se abre; pero con frecuencia nos quedamos tanto tiempo mirando la puerta cerrada, que no vemos la que se abrió.”

A veces cuestionamos e incluso reclamamos a Dios por las cosas que no nos salen, sin embargo no vemos las inmensas bendiciones que podemos recibir a raíz de eso que no se nos dio. El es el único que puede convertir errores en bendiciones y situaciones aparentemente adversas en fortalezas para nosotros.
Miremos siempre adelante, pues aunque miremos atrás de eso ya nada podemos cambiar.

rossy_marulanda@hotmail.com