Devocional – Una Pequeña Piedra

La principal piedra del ángulo (es) Jesucristo mismo, en quien todo el edificio (la Iglesia), bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu. Efesios 2:20-22

En su juventud Guido había vivido en los campos de Italia. Al ir a trabajar en Francia, fue asignado como albañil en el mantenimiento de una fábrica. Desde siempre Guido tenía un profundo respeto por Dios. Sea que estuviera en el campo o en una obra, no soportaba chistes sobre la religión.

Cierta vez, cuando tenía algo más de treinta años de edad, alguien le regaló una Biblia. La leyó y poco a poco su vida espiritual se desarrolló. De un temeroso respeto por el Señor pasó a un claro conocimiento de su amor. Al frecuentar a creyentes, hizo un descubrimiento: comprendió lo que es la verdadera Iglesia. A pesar de su aparente dispersión, en realidad ella es un edificio espiritual compuesto por materiales espirituales, los mismos creyentes.

Como hombre de convicciones, desde entonces, Guido el albañil vivió conforme a su descubrimiento. ?Soy una pequeña piedra en la Casa del Señor, solía decir. En efecto, en su país natal la mayoría de las casas están hechas de piedras unidas con cal. Se necesitan grandes piedras para las fachadas y los ángulos, y más pequeñas para calzar las primeras. Cada una tiene su utilidad.

Del mismo modo ocurre con nosotros como Iglesia. Cada uno tiene un papel particular, el que halla su verdadero significado sólo en función del conjunto.

El devocional diario, es editado por: “La Buena Semilla” 1166 Perroy (Suiza) © Copyright: Todos los derechos reservados.
El texto enviado hoy es el del día correspondiente del año pasado.
El texto del día de hoy puede leerse en nuestra página: https://www.devocionalescristianos.org