DEVOCIONAL CÓMO ORAR EN MEDIO DE LA PERSECUCIÓN

Pero tú Señor me rodeas cuál escudo; tú eres mi gloria (Salmo 3:3)

Si alguna vez, estás en medio de una persecución, o alguien te quiera hacer daño, este salmo puede ser un modelo para orar al Señor, para ser librado de delincuentes. Aquí notamos al rey David que ora a Dios cuando su hijo lo estaba persiguiendo.

El Salmo tres, esta enmarcado dentro del contexto de persecución, cuando el Rey David huía delante de su malvado hijo Absalón. Es allí cuando David clama a Dios expresando que sus adversarios se han multiplicado, que tiene oposición y que no le dan esperanza. Cuando te deleitas en el Señor, no hay problema que te desanime. Confía al Señor esa crisis.

Reconozca la amenaza, Cuánto se han multiplicado mis adversarios, los que se burlan. Vea el problema, y luego mire su fortaleza Pero tú Señor me rodeas cuál escudo, mi gloria y el que levanta mi cabeza. Él es nuestra fortaleza.

Luego, sepa que Dios contesta. Con mi voz clamé a Jehová y él me respondió. Él contesta su petición, solamente espere en Dios.

Puede dormir como un niño, porque su confianza está en Dios. Él salva y protege. Sobre su pueblo sea tu bendición. Dios bendice al creyente

¿Qué pasa cuando uno confía en Dios y aún así le asaltan y roban? No es culpa de Dios; el sufrimiento viene para los buenos y los malos. Hay pobreza, desempleo, falta de educación básica en valores. Aún en el dolor y persecución es mejor reaccionar dando gracias al Señor.

Hay pruebas duras que nos vienen de parte de Dios, pero otras vienen por culpa nuestra, y otras por los malvados como Absalón con codicia de poder, pero Dios libró a David y fue restaurado a su reino.

Ore confiando en Dios como un niño, y venza el insomnio. Ponga su fe en Dios . Adore a Dios y no se deje amedrentar.

REFLEXIÓN:

Eche su miedo y crisis en las manos del Señor.

Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir (Ap.1:4ª) Amén