Conducía camino a mi casa durante una noche lluviosa; delante de mi iba otro automóvil que constantemente me deslumbraba con una luz proveniente de la parte de atrás del automóvil.  Me molesté, pues además de la lluvia y el estado de la carretera tenía que lidiar con el destello que aquel automóvil me reflejaba.  Pensé que algún niño travieso llevaba algún artefacto luminoso e iba jugando por la carretera.
 
Más adelante llegamos a un semáforo donde un poco molesto me coloqué al lado de aquel automóvil, cuando se abrió la ventana del otro auto y el conductor me dijo:
–    "Disculpe, pero su luz izquierda está desprendida.  Debería repararla o puede tener algún accidente"
 
Me di cuenta entonces que el reflejo era producto de mi luz averiada. 
 
Esto me hizo reflexionar mucho sobre lo que pensamos de los demás.  A veces una actitud negativa o mala de otras personas, puede no ser mas que el reflejo de nuestras acciones en aquella persona.  Comprendí entonces las palabras de Jesús de tratar a los demás como quisiéramos ser tratados, y servir como si fuéramos los últimos para así ser los primeros.
 
Mantén la paz con tus amigos y compañeros, y antes de criticar o juzgar, mira tu corazón y piensa si aquello no es el resultado de tus acciones para con aquella persona.  Y recuerda no juzgar, pues con la misma medida serás juzgado, deja el juicio y la venganza a Dios.
 
Autor Desconocido   
 
ORACIÓN PARA LA SERENIDAD   
 
Señor;
 
Te doy gracias por concederme un instante de serenidad, para observarme tal cual soy y aceptarme con mis virtudes y defectos.  Concédeme prolongar este momento a cada instante en mi vida.  Que de la observación equilibrada pase al sentimiento armónico. 


Te ruego que el amor que tú representas me impulse a la decidida acción de progresar en todos los aspectos que debo progresar, y que la salud se manifieste en este estado de armonía, como consecuencia de una búsqueda del equilibrio integral.

 

Permite que mi cuerpo, mi mente y mi alma se encaminen hacia la perfección, y condúceme para que cuando la naturaleza fije el fin de un ciclo sobre esta tierra, esté preparado para dar el próximo paso hacia ti, con la serenidad que en este instante irradio.

Amén   

 

Un Abrazo y que Dios derrame sobre ti, muchas bendiciones de Paz, Amor, Amistad y mucha Prosperidad;