La Verdad

La adulación crea y conserva amigos, pero la verdad crea enemigos y perseguidores. Juan el Bautista no dejó de decir la verdad que le costó la vida terrenal. Amenazó y fustigó los males de su generación. Al rey Herodes dijo no ser legítima la relación con la mujer de su hermano. A los fariseos y gentes de religión dijo que eran víboras y llamó a todos al arrepentimiento de sus malas obras. Mateo 12: 34.

El mundo actual no es mejor que aquel que Juan denostó, por lo que hacen falta hombres que reprendan como él. Se tiene que decir la verdad: ni ecumenismo, ni tolerancia ni la falsa libertad, ni los autoproclamados derechos humanos nos pueden detener para proclamar la verdad de Dios.

Los hombres harán lo que quieran, pero la verdad tiene que ser proclamada. Bienaventurado el varón que sigue el consejo de Dios y sirve de instrumento útil a su proclamación, ya que si padece persecución por la justicia, de él es el Reino de los Cielos Mateo 5:10. Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros. Romanos 8:31.
Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org