Devocional – Ciegos Que divisan El Camino

“Aun allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra” (Salmos 139:10).

Un programa de televisión, poco antes de las Olimpiadas de Invierno en 1988, presentó un entrenamiento de esquiadores ciegos para la prueba de bajada de la montaña en la nieve.

Formando pares con esquiadores videntes, recibían instrucciones en terreno plano, sobre como vencer obstáculos. Cuando ellos aprendían perfectamente a moverse en zigzag, ellos eran llevados para el alto de la montaña y empezaban a bajar en sus esquíes, con los esquiadores videntes al lado, gritando: “Izquierda… ¡derecha!”

Mientras obedecían a los comandos, pudieron hacer todo el trayecto y cruzar la meta, dependiendo apenas de la palabra de los esquiadores videntes. Era confianza plena o catástrofe. ¡Que retrato vívido de la vida Cristiana! En este mundo, nosotros vivimos , en verdad, como ciegos que no tienen certeza de la dirección que deben seguir. Necesitamos aprender el camino que nos llevará al destino deseado.
Podemos confiar apenas en las enseñanzas de aquél que divisa correctamente el camino, pues, Es el propio Camino.

Dios todo ve y conoce el curso que debemos seguir. Él no solo camina a nuestro lado si no que dirige los pasos para que no nos desviemos de la ruta. Sea en terreno plano, o en terrenos accidentados, o en ascendidas y bajadas, en el calor o en el frío, en el agua o en la nieve, Él nunca sale de nuestro lado y, con Él, la posibilidad de una catástrofe es nula.

Muchas veces, mientras aprendemos a seguir el camino del Señor, sufrimos pequeñas caídas, algunas desilusiones, instantes de frustración, pero, en todos esos momentos, sabemos que nos levantaremos, que regresaremos a nuestro trayecto y sobrepasaremos a la meta de nuestras bendiciones.

Cuando entregamos la vida al Señor, podemos participar de cualquier prueba en este mundo, por más difícil que sea. Su mano nos guiará siempre, Su protección será total y, al final, seremos como siempre “más que vencedores.”

1 COMENTARIO

  1. Este dia leer esas palabras han sido la respuesta de la preguntas que le he estado haciendo a mi padre… queriendo y pidiendole que me de su guia… y quite de sobre mi espiritus de incertidumbre…. y me de mucha confianza en El y en sus propositos…
    Gracias… en verdad que aliemntan mucho espiritualmente el alma y el espiritu leer sus devocionales…

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí