“Porque testigo me es Dios, a quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, de que sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones, rogando que de alguna manera tenga al fin, por la voluntad de Dios, un próspero viaje para ir a vosotros ” (Ro 1:9-10)

LA MOTIVACIÓN DE PABLO AL ESCRIBIR A LOS ROMANOS

En esta serie del Alimento Diario, estamos estudiando la Epístola de Pablo a los Romanos. Esta epístola nos da una visión completa del evangelio de Dios, es decir, de las buenas nuevas de Dios presentadas al hombre, que incluyen la justificación por la gracia, la salvación por la vida de Dios, la transformación por la renovación de la mente, el crecimiento de los miembros del Cuerpo por el ejercicio de sus funciones, la expansión del reino de Dios por medio de la propagación del evangelio del reino hasta los confines de la tierra, y la comunión de las iglesias (Ro 3:24; 5:10; 12:2, 3-8; 15:23-24, 28; 16:1).

Antes de que el Señor Jesús ascendiera a los cielos se presentó vivo a Sus discípulos con muchas pruebas indubitables, se les apareció durante cuarenta días y les habló acerca del reino de Dios: “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hch 1:3, 8).

Cuando el Señor Jesús les dijo esto, la nación de Israel vivía alrededor del Jordán: incluso en el tiempo en que Pablo vivió, la civilización giraba alrededor del mar Mediterráneo. Puesto que el apóstol quería predicar el evangelio hasta lo último de la tierra, planeó ir a España (situada al otro extremo de este mar) y después llegar hasta Roma, que era la ciudad más importante de aquella época (Ro 15:24, 28). Aunque su corazón estaba vuelto hacia los judíos que vivían en Roma, Dios no le permitió que llegara hasta allí en su segundo viaje misionero. Fue entonces cuando Pablo les escribió una carta, la Epístola a los Romanos, que trata del evangelio completo de Dios para el hombre.

Por eso, siguiendo el orden de los libros del Nuevo Testamento, primero tenemos los cuatro evangelios, los cuales hablan con respecto al evangelio de Dios, luego el libro de los Hechos de los Apóstoles, que muestra la expansión del evangelio por muchos lugares, y en seguida el libro de Romanos. Alabamos al Señor, pues por medio de esta carta a los romanos recibimos mucha luz y una amplia revelación tanto sobre el evangelio de Dios como sobre la manera de predicarlo.

Punto Clave: Hasta lo último de la tierra.

Su punto clave es:

Pregunta: ¿Por qué y en qué circunstancias Pablo escribió la Epístola a los Romanos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí