(El Señor) sacia al alma menesterosa, y llena de bien al alma hambrienta.Salmo 107:9.

El Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer.Romanos 15:13.

Lleno estoy de consolación.2 Corintios 7:4.

Devocional – Lleno de Consolación

Últimamente una joven nos decía: «Recibí tan poco afecto en mi infancia que en mí hay un vacío en forma de mamá. Estoy como amputada de la vida».

Si consideramos bien los evangelios, a la gente a quien Jesús se dirigía siempre le faltaba algo importante: sus capacidades físicas (ciegos, sordos, mudos, paralíticos) o sus facultades mentales (Marcos 5:2-5). Carecían del gozo de vivir (Marcos 10:22), de sus seres queridos (Lucas 7:12) o sencillamente de afecto.

En la tierra el Señor Jesús mostró su infinita delicadeza y su perfecta comprensión hacia las necesidades más secretas. Es muy evidente que las privaciones afectivas ligadas a la infancia tienen repercusiones en la edad adulta. Sólo Dios conoce la magnitud de los traumatismos que sufrimos y la profundidad del vacío que resulta de ello. Él desea satisfacer “al alma cansada” (Jeremías 31:25). Jesús se presenta a nosotros como aquel que comprende, llena y reconstruye. Se negó a despedir sin alimentar a aquellos que venían a escucharle, no fuese que desmayasen en el camino (Mateo 15:32).

Si con sinceridad le traemos lo que somos, sin tratar de justificarnos, él sabrá reparar nuestras vidas arruinadas. Probablemente no en un día, pues es un largo trabajo, pero sólo él puede emprenderlo gracias al poder de su perdón y de su paz.

2 COMENTARIOS

  1. “JESUS ES FIEL” lo observamos en todo lo que hay en nuestra vida.
    Es cierto hay momentos que necesitamos una mano amiga para refugiarnos y estar escondidos de lo malo, el “SEÑOR” dice en su palabra que tambien confiemos en el y conozcamos que el lo que promete lo cumplira solo debemos confiar en el.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí