Cuatro Principios Biblicos para apreciar a tu Pastor

TODO SUMO SACERDOTE ES ESCOGIDO DE ENTRE LOS HOMBRES.” (Hebreos 5:1)

Para apreciar a tu pastor, ten en cuenta cuatro principios bíblicos.

Primero: “.Todo Sumo sacerdote es escogido de entre los hombres y constituido a favor de los hombres ante Dios.” (Hebreos 5:1). No olvides que tu pastor fue elegido de entre los hombres, no de entre los ángeles.

Segundo, precisamente porque es un ser humano, “.puede mostrarse paciente. puesto que él también está rodeado de debilidad” (Hebreos 5:2). La razón por la que tu pastor entiende lo que estás pasando es porque él tiene las mismas luchas que tú. Decía Carlos Spurgeon: “Un pastor que no ha sido probado y golpeado, no podrá ser usado plenamente por Dios.”

Tercero: “.Debe ofrecer por los pecados, tanto por sí mismo como también por el pueblo” (Hebreos 5:3). Tal vez esto te sorprenda, pero los pastores también fallan y necesitan la gracia de Dios. No creas que porque tu pastor sea un gran predicador no tiene ningún problema con su familia, sus finanzas, sus temores o su carne. De hecho, es probable que tenga más luchas, porque Satanás está mucho más interesado en derribar a un general que a cien soldados rasos. Cuando tú tienes problemas puedes ir a tu pastor, pero ¿a quién puede acudir él?

Cuarto: “.Nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios.” (Hebreos 5:4). Tu pastor no se llamó a sí mismo, sino que su llamado viene de Dios. Por lo tanto, antes de criticarle, pregúntate lo siguiente: ‘¿He orado por Él?’ Y antes de juzgarlo, considera: ‘¿Está tratando Dios con Él en áreas que yo desconozco?’ Es posible que un día tú o tus hijos necesitéis las oraciones y el consejo pastoral. Por ello, no destruyas hoy lo que te conviene que permanezca firme para ayudarte el día de mañana.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí