Relacion con Dios hoy¿Cómo es tu relación con Diosí Primera parte

“…NO BUSCO MI VOLUNTAD, SINO LA VOLUNTAD DEL PADRE, QUE ME ENVIÓ” (Juan 5:30)

La relación que Jesús tenía con su Padre es la clase de relación que Él quiere que tú tengas con Él. Hay tres aspectos que describen esa relación. En los próximos días analizaremos cada uno de ellos.

Primero: Intimidad. Jesús dijo: “…El Padre ama al Hijo y le muestra todas las cosas que Él hace…” (Juan 5:20).

A lo largo del día te relacionas con muchas personas, pero sólo compartes tu corazón con aquellos en quienes confías y con quien tienes una relación estrecha. Entonces, ¿cómo es de cercana tu relación con Dios ahora? ¿Estás lo bastante cerca para oírle cuando te habla, o para reconocer cuando has dicho o hecho algo que le ha entristecido, o para sentir el calor de su presencia? Lo cierto es que estarás tan cerca de Dios como te lo propongas y como te disciplines a hacerlo.

Nadie nace a menos que haya habido primero un acto de intimidad entre dos personas; esa intimidad está basada en una palabra: “deseo”.

¿Cuánto deseas a Diosí David dijo: “¡Dios, Dios mío eres tú!… Mi alma tiene sed de ti…” (Salmo 63:1).

¿Deseas su Casa? “Serán completamente saciados de la grosura de tu Casa y tú les darás de beber del torrente de tus delicias” (Salmo 36:8).

¿Deseas su Palabra? “Nunca me separé del mandamiento de sus labios, sino que guardé las palabras de su boca más que mi comida” (Job 23:12).