LA CENA DEL SEÑOR - VINO Y PANLa cena del Señor mucho mas que un recordatorio

“Después de dar gracias, lo partió y dijo: «Este pan es mi cuerpo, que por ustedes entrego; hagan esto en memoria de mí.” 1 Corintios 11:24 (NVI)

Se recuerda hoy el inicio de La Guerra de las Malvinas o Guerra del Atlántico Sur entre la República Argentina y el Reino Unido que tuvo lugar en las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur. La guerra se desarrolló entre el 2 de abril, día del desembarco argentino en las islas, y el 14 de junio de 1982, fecha del cese de hostilidades entre la Argentina y el Reino Unido de la Gran Bretaña, lo que conllevó la reconquista de los tres archipiélagos por parte del Reino Unido.

La causa fue la lucha por la soberanía sobre estos archipiélagos australes, cuyo descubrimiento es motivo de controversias, ocupados alternadamente entre España, Francia, Argentina y Reino Unido (actualmente); Argentina considera que se encuentran ocupados por una potencia invasora y los consideran como parte de su provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. Tras una invasión de las Malvinas estaba previsto invadir militarmente también las islas Picton, Lennox y Nueva y otras hasta atacar al cabo de Hornos, que formaban parte de discusiones territoriales por parte de Argentina y Chile.

El coste final de la guerra en vidas humanas fue de 649 militares argentinos, 255 británicos y 3 civiles isleños. 1188 heridos argentinos y 777 británicos.18 aeronave argentinas destruidas y 33 aeronaves británicas. 3 barcos argentinos hundidos y 8 barcos británicos. En una guerra, todos pierden.

30 años después seguimos recordando con dolor aquella guerra. Y le damos nuestro reconocimiento a aquellos valientes soldados que fueron a luchar por la soberanía argentina. Héroes silenciosos y anónimos para muchos, pero individualizados y amados por sus familias. Solo la madre que despidió a su hijo entiende el dolor del recuerdo. Y sigue presente cada día en su memoria.

Si un sacrificio así sigue presente para una nación, ¡¿cuánto más deberíamos hacer memoria del sacrificio más grande de la historia de la humanidad?! ¡Con cuanta facilidad nos olvidamos de los héroes de Malvinas aquellos que no enviamos ningún familiar a luchar. Con la misma facilidad que nos olvidamos del terrible sacrificio que hizo Dios al enviar a su Hijo Jesucristo a morir en la cruz para perdonar nuestros pecados. Ese sacrificio merece tenerlo presente siempre.

REFLEXIÓN – Hagamos memoria.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí