cristiano-limpieza“…EN CUANTO NO LO HICISTEIS A UNO DE ESTOS MÁS PEQUEÑOS, TAMPOCO A MÍ LO HICISTEIS” (Mateo 25:45b)

¿Cristiano, te fijas en la gente?

¿Conoces a tus vecinos, o a la mujer que te cobra en la tienda, o al chaval que te atiende donde sirven comida rápida, o a tu cartero? ¿Ni idea? Bien, esto es lo que un profesor les dijo a sus alumnos: “Recuerdo que en el instituto el maestro nos hizo un examen de improvisto. Yo era un alumno concienzudo y respondí “con los ojos cerrados”, hasta que llegué a la última pregunta: ‘¿Cómo se llama la señora de la limpieza?‘. ¡Aquello tenía que ser una broma! La había visto muchas veces; ella tenía el cabello oscuro y tendría unos cincuenta años.

¿Pero cómo iba a saber su nombre? Así que entregué mi hoja, dejando en blanco esa respuesta y pregunté si contaba para mi nota final. ‘Claro que sí’, ¡contestó el maestro! ‘En la vida te encontrarás con muchas personas diferentes. Todas ellas son importantes y merecen tu atención, aun si sólo te limitas a sonreír y a saludarlas’. Nunca olvidaré esa lección, y he intentado vivir conforme a ello (A propósito, ¡el nombre de la señora de la limpieza era Dorotea!)”.

Cuando los discípulos preguntaron: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo o en la cárcel, y no te servimosí” (Mateo 25:44), Jesús respondió: “…en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a Mí lo hicisteis” (Mateo 25:45).

El Dios que dijo: “…te puse nombre, Mío eres tú” (Isaías 43:1b), recuerda los nombres de las personas que tú crees poco importantes. Si quieres ser como Él, ¡quizá deberías seguir su ejemplo!

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí