¿Por qué Celebrar La Navidad Cristiana que dice la Palabra de Dios?

Cada año, la temporada de Navidad se acerca y no se puede escapar de la embestida de la comercialización. La cual diseñada para capturar hasta el último centavo de aquellos con dinero para gastar en “Navidad”.

La mayoría de los negocios cierran por las fiestas y la mañana de Navidad las ciudades parecen ciudades fantasmas. Mucha gente reconocen plenamente la Navidad, otras se ofenden deciendo que no debería celebrarse una fiesta de Navidad.

En lugar de eso, propondrán nombres alternativos para la temporada para evitar siquiera mencionar el nombre de Navidad. En este artículo, comparto un mensaje personal de por qué celebro la Navidad.

Celebrando la fiesta de Navidad

De niño, algunos de mis recuerdos más entrañables fueron sobre la Navidad. No éramos muy religiosos. Pero, como muchas familias, nos levantabamos el día de Navidad para abrir nuestros regalos.

Luego, los volviamos a poner bajo el árbol e ibamos de carro para visitar a los parientes todo el día. Por lo general, fue el día después de Navidad cuando tuvimos la oportunidad de pasar tiempo disfrutando de nuestros regalos.

Es gracioso. Mirando hacia atrás, realmente no recuerdo mucho de lo que me regalaron en Navidad. Pero, lo que realmente recuerdo es el tiempo que pasamos con nuestra familia y amigos. Disfrutando de la compañía del otro junto con todas las diferentes comidas.

Esto me dejó la impresión de que aún hoy extraño porque todos los que amamos estaban juntos y felices.

Hace años, yo acepte el llamado para ser pastor de una iglesia. Fue como un mes después de Navidad y estaba emocionado de conocer a todos en la congregación.

Una pareja se me acercó después de uno de los servicios y me preguntó qué pensaba de celebrar la Navidad. Mi respuesta no debe haber sido la que estaban esperando por que salieron de la iglesia poco tiempo después.

Más tarde, me puse en contacto con ellos para averiguar por qué se habían ido. Me dijeron que no podían ir a una iglesia donde el pastor tiene algo que ver con la Navidad.

Continuaron diciéndome que todo sobre la Navidad era pagano. Y que cualquiera que tenga algo que ver con la Navidad está adorando al diablo.

Yo estaba bien versado en tradiciones que se mantienen en Navidad y cómo provienen de las influencias paganas. Pero, sabía que en los primeros siglos la Navidad se celebraba bajo el nombre de epifanía el 6 de enero. En ese entonces se creía que era el día en que Jesús nació y luego fue bautizado.

Continué enfatizando que en nuestra familia, no nos concentramos en los adornos de la Navidad. Por que tenemos una celebración más orientada a la familia y a los amigos. Son momentos donde nos reunimos para alabar a Dios por dar a Su Hijo como nuestro Salvador.

A pesar de reconocer sus preocupaciones, traté de sugerir que debido a que es una observancia cultural, nos daba la oportunidad perfecta para compartir a Cristo. Sin importar cómo podamos o no celebrarlo personalmente.

Su comentario final para mí fue que tener algo que ver con Navidad está mal y deshonra a Dios.

Traté de animarlos a que quizás fueran a servir a otros para que su tiempo dedicado honrara a Dios. Pero ellos no querían escuchar nada de eso.

En vez de eso, me dijeron que se quedarían en casa hasta que terminara la Navidad. Según ellos no querian estar expuestos a ella. Tristemente, se fueron de la Iglesia y nunca los volví a ver.

¿Qué es la Navidad?

No voy a entrar en el origen histórico de la palabra Navidad. Pero, en su mayor parte, incluso la mayoría de los no creyentes reconocen que es un día festivo que fue creado originalmente para celebrar el nacimiento de Cristo.

Culturalmente, hay muchas tradiciones que lo acompañan. Algunas son buenos, y otros no tanto. Algunas son religiosas y otros están totalmente desprovistos de cualquier cosa que se acerque a honrar a Dios. De igual forma, una cosa es cierta.

La Biblia nos da un buen relato de los eventos que nos llevan a incluir el nacimiento de Cristo. Desde las profecías en el Antiguo Testamento hasta el nacimiento real, no es un secreto que mucha gente anticipa y espera el día en que el Mesías nacerá (Génesis 3:15; Isaías 7:14; 9:6-7; 11:1-12; Mateo 1:18-23).

¿Está mal estar en contra de celebrar la Navidad?

Algunos ciertamente creerían que lo es. Pero, lo que más me llama la atención es que la mayoría de los que están en contra de celebrar la Navidad dan la explicación de que no hay instrucciones en la Biblia para celebrarla.

Así mismo, ellos olvidan totalmente que antes del nacimiento de Cristo había mucha gente que oraba para que Dios permitiera que esto sucediera en su vida (Lucas 2:25-40).

Incluso cuando leemos el relato en Lucas 2:1-20, vemos que los ángeles no se avergonzaban de compartir las noticias del nacimiento y de celebrarlo. Asimismo, los pastores respondieron a la noticia yendo a Belén para verlo por sí mismos.

Es irónico pensar que debido a que la celebración del nacimiento de Jesús ha sido pervertida a lo que se ha convertido hoy en día, rechazar la noción misma de tener algo que ver con esto es adorar al diablo.

Por lo tanto, la pregunta no es si celebrar la Navidad está mal. La pregunta es si nuestra celebración glorifica a Dios de una manera correcta.

Tristemente, es debido a una actitud hiper legalista que algunos tienen en contra de cualquier celebración de la Navidad que muchos no creyentes desarrollan corazones endurecidos cuando se trata de cualquier cosa que tenga que ver con Cristo.

Esto se debe a que, al igual que aquellos que criticaron a Cristo por comer con pecadores y publicanos, muchos que se niegan a tener comunión con otros durante este tiempo les comunican que también están rechazando a otros como individuos que necesitan un Salvador.

Lo que es aún más triste es que descuidar el compañerismo con otros durante este tiempo ignora la oportunidad de salir al mundo para compartir el evangelio con gente que ni siquiera lo conoce (Mateo 1:19-20).

¿Cómo podemos celebrar la Navidad de una manera correcta?

Cada uno de nosotros tiene la libertad de celebrar la Navidad a su manera. Más aún, lo que hay que decir es que esto no significa que tengamos que participar en actividades que no deberíamos hacer como creyentes.

Pero, debemos hacer un esfuerzo para recordar lo que las Escrituras dicen sobre el nacimiento, la vida, y lo más importante, la muerte de Jesús y su futuro regreso.

Jesús, el niño que nació en un pesebre que creció para ser un hombre mientras vivía una vida sin pecado. El hombre que vivió una vida perfecta y sin pecado porque nunca quebro ninguno de los mandamientos.

El hombre que debido a Su impecabilidad no tuvo que pagar la paga del pecado que es la muerte (Romanos 6:23).

Finalmente, el hombre que nos amó lo suficiente como para estar dispuesto a ser crucificado injustamente para pagar por nuestros pecados para que podamos nacer de nuevo en Su familia.

Debido a lo que Él hizo, podemos celebrar el hecho de que Él nació para proporcionarnos una manera de celebrar el estar en Su presencia por una eternidad (1 Juan 4:10-19).

¿Por qué celebro la Navidad? Porque Dios me ha bendecido con la oportunidad de compartir la luz de Dios con un mundo en tinieblas.

Cada año, la temporada de Navidad se acerca y no se puede escapar de la embestida de la comercialización diseñada para capturar hasta el último dólar de aquellos con dinero para gastar en “Navidad”. Sin embargo, muchos creyentes no quieren tener nada que ver con la celebración del nacimiento de Cristo por una variedad de razones.

No importa cuál sea la razón, no podemos negar el hecho de que la temporada navideña proporciona la oportunidad perfecta para compartir por qué nació Cristo y para qué fue enviado.

Si tenemos en mente la razón de la Navidad, nos dará la guía que necesitamos para hacer de ella una verdadera bendición para los demás y honrar a Dios.

Yo personalmente celebro la Navidad porque Dios me ha bendecido con la oportunidad perfecta (durante la temporada navideña) para compartir Su luz con un mundo en tinieblas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí