biblia-estres-versiculos-ayuda
¿Cómo la palabra de Dios puede ayudarme con el estrés según la Biblia?

¿Cómo la palabra de Dios puede ayudarme con el estrés según la Biblia?

Aunque la Palabra de Dios no tiene la palabra “estrés” en la Biblia. En ella, se nos enseña cómo podemos lidiar con ella.

Sinónimos de estrés

El hecho es que no existe ningún versículo bíblico sobre el estrés, pero hay muchos sinónimos para este problema actual. Sinónimos como ansiedad, preocupación y miedo, son palabras están en la Biblia. El estrés puede acumularse por problemas en el hogar, el trabajo, con miembros de la familia, dinero, automóvil, casa/alquiler, o una serie de otras cosas. Podrían ser varias de estas cosas al mismo tiempo. El divorcio, la muerte, las relaciones rotas y cosas que a veces están fuera de nuestro control pueden empezar a controlarnos.

Leer más…

6 Maneras En Que Satanás Tratará de Tentarte

¿Cómo Trabajar En Tu Matrimonio Cristiano? 4 Claves Básicas

¿Cómo Sacar El Máximo provecho Al Leer La Biblia?

Esto puede crear problemas físicos, problemas emocionales y tensión mental. El estrés puede aparecer de muchas maneras diferentes, dependiendo de la persona. Puede aparecer como enojo, llanto espontáneo, inaptitud para ciertas tareas, pérdida del control emocional, pérdida de apetito o comer compulsivamente, cometer errores frecuentes y tener ataques de rabia. A veces puede llevarnos demasiado lejos y podemos hacer algo de lo que nos arrepentiremos por el resto de nuestras vidas, pero hay ayuda disponible. Podemos ser fortalecidos por el Espíritu de Dios, la Palabra de Dios y el Hijo de Dios (Fil 4:13), así que volvamos a la Biblia y leamos lo que Dios dice acerca de todo el estrés que enfrentamos.

Encomendarlo a Dios

Proverbios 16:3 nos dice: “Encomienda a Jehová tus obras, Y tus pensamientos serán afirmados”. Eso es bastante sencillo. Comprometerse con algo significa que nos quedamos con él, no importa lo difícil que sea. Si realmente creemos en la Palabra de Dios, sabemos “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28).

No dice que esperemos que las cosas funcionen, o que oremos para que todo funcione, pero “sabemos” que “todas las cosas ayudan a bien”. Si te comprometes con Él, sabes que “tus planes se establecerán” y que todo saldrá “según su propósito”. Obviamente esto no dice que las cosas se arreglarán inmediatamente para nosotros, pero Dios promete que todo saldrá bien. Eso es suficiente para mí.

Leer más…

Versículos Bíblicos de la A a la Z Biblia

15 Cosas Que Sátanas Y Los Demonios Pueden Hacer Según La Biblia

10 Cosas que Jesús dijo sobre La Homosexualidad En La Biblia

Venid a Cristo

Durante mi ministerio a través de los años, he escuchado con frecuencia a gente clamando a Jesús. En prisiones, asilos de ancianos, e incluso en la iglesia. Puede que no parezca que están orando, pero en realidad lo están haciendo clamando al Señor. A veces, estamos tan abrumados por las circunstancias que nos faltan las palabras. Todo lo que podemos hacer es clamar a Jesús. Pero eso es exactamente lo que tenemos que hacer.

Jesús te dice y me dice: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga” (Mateo 11, 28-30).

Si estamos cansados y cargados de trabajo, es porque estamos tratando de llevar una carga alrededor de nosotros mismos. Debemos aprender a ir a Jesús y descargar todo preocupación y carga sobre Él. Él puede soportarlo.

No fuimos diseñados para llevar estas cargas nosotros solos. Somos incapaces de ello, así que “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias” (Filipenses 4:6).

No te lo guardes para ti mismo; clama a Jesús, ven a Jesús, y pon todo ansiedad en esta vida sobre Él. Cuando llevamos su yugo, nuestra carga es ligera, así que “Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo” (Salmo 55:22).

Descanso para los cansados

Cuando pensé en este subtítulo, pensé en mí mismo, porque a veces estoy demasiado sobrecargado y a veces siento que no puedo seguir por más tiempo, pero es entonces cuando clamo a Jesús y se lo entrego a Dios en oración.

Dios promete que “El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán” (Isaías 40:29-31).

Si incluso los “jóvenes caerán exhaustos”, ¿qué pasa con los que ya no somos tan jóvenes? Cuando llegamos al punto de agotamiento mental, emocional y espiritual, es hora de “esperar al Señor” para que puedas “renovar[tu] fuerza”, aunque la espera sea lo último en tu mente.

Si descansáramos en Él y lo esperáramos, podríamos “correr y no estar cansados” y “caminar y no desmayar”. Por cierto, las alas del águila son las más fuertes de todas las especies de pájaros, así que Dios dice: “Apóyate en mí”.

Leer más…

Qué Significa: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día?

¿Cómo Enfrentar Los Problemas Familiares Según La Biblia?

¿Cómo Saber Cuando Algo Es Obra de satanás Según La Biblia?

Vasos de Barro

El Maestro Alfarero, Dios mismo, está actualmente dándonos forma y moldeándonos a la imagen de Cristo, pero a veces es doloroso. Se necesita presión para empujar y formar el vaso de arcilla en una cierta forma y tamaño. Esto se debe a que Dios tiene un propósito especial para cada vasija de barro que Él modela… pero no siempre es un proceso divertido.

El Apóstol Pablo escribió que “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos” (2 Corintios 4: 7-9).

Puede parecer que nos acercamos a la destrucción, en lo que concierne a nuestra vida, pero estas cosas están pasando. Es por eso que las funerarias generalmente no ponen bolsillos en la ropa del difunto. No pueden llevarse nada con ellos. Pero, las cosas que quedan son eternas, y estas aflicciones presentes nos rehacen y nos moldean según la imagen del Hijo de Dios, así que aunque “Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse; Mas los impíos caerán en el mal” (Proverbios 24:16).

Cuando el estrés nos lleva a la angustia, no tenemos que retroceder… podemos ser bendecidos. No seremos destruidos. El Señor al final siempre da, así que todo lo que podemos hacer es decir: “Bendito sea el Señor” (Job 1:21). Nos vamos de la misma manera que entramos….sin nada, pero lo que hacemos por Cristo permanecerá para siempre.

Si aún no te has arrepentido y no has confiado en Cristo, no tienes la paz de Dios (Romanos 5:1). Hay un muro de separación mayor que el velo en el Templo. Tú estás separado de un Dios Santo por tus pecados, pero en Cristo, puedes llegar a ser una nueva creación en Cristo (2 Corintios 5:17), y ser reconciliado con Dios por la justicia de Cristo (Marcos 10:45; 2 Corintios 5:21).

Si aún no has nacido de nuevo (Juan 3:3-7), haz que este sea el día de tu día de salvación (2 Corintios 6:2). Si no lo haces, y mueres hoy o esta noche, o Cristo regresa hoy o esta noche, tu juicio será rápido y con la ira de Dios (Apocalipsis 20:12-15). Eso es innecesario. Te ruego que hoy creas en el Señor Jesucristo y seas salvo (Romanos 10:9-13). Y hazlo mientras el día es “hoy” (2 Corintios 6:2).