Por-que-aveces-Dios-dice-aun-no
Cuando Dios Dice "No" ¿Qué Debo Hacer Cuando Dios Dice No? ¿Dice La Biblia?

Cuando Dios Dice «No» ¿Qué Debo Hacer Cuando Dios Dice No? ¿Qué Dice La Biblia?

Porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará (Hebreos 10:36-37)

Si te sientes desanimado y molesto porque Dios tarde en responder tus oraciones, debes entender que, la demora no es un «no». En la vida cristiana hay que entender dos conceptos: Hechos y Verdades. Los hechos siempre mudan, la verdad de Dios nunca. Así que, si tu respuesta no ha sido respondida aun, o tu milagro está tardando, no quiere decir que Dios no va a dar respuesta. Dios no se olvidó de ti, por el contrario se preocupa por ti. El no de Dios en muchos casos significa: «Aún no o por ahora no»

Una de las claves para la madurez espiritual es aprender la diferencia entre «no» y «aún no». Una es negación y la otra parece una demora para nosotros. Mira lo que dice la palabra de Dios: Y el que ha de venir vendrá, y no tardará (Hebreos 10:36-37).

¿Has pensado que esta «demora de Dios» puede ser una prueba de tu paciencia? La mayoría de personas puede tener paciencia 1 vez, otras pueden tener paciencia 2 veces, o hasta 3 veces. La verdad es que Dios prueba nuestra paciencia una y otra vez.

¿Dios prueba tu paciencia para ver la paciencia que tienes? No, lo hace que tú observes la paciencia que tienes. La prueba te ayuda a contemplar el poder de Dios operando en ti y que veas el compromiso que tienes con él.

En oportunidades Dios nos pone a prueba de maneras diferentes para que tú sepas si eres fiel, inclusive en los momentos cuando las respuestas a nuestras oraciones parecen demorar.

Es posible que hoy mismo estés pasando por momentos terribles. Puede ser que digas que tu situación es la más injusta de todas y ya no puedes sostenerla por más tiempo.

Puede parecer insoportable, y por dentro básicamente estás diciendo: ¡Dios, no puedo más! ¡No puedo soportar más esta situación! Pero, la verdad es que puedes, porque Dios te ha dado de su Espíritu para este momento.

Puedes permanecer más tiempo en fe, porque Dios está contigo. Él va a capacitarte para subir al siguiente nivel.

Recuerda, un fracaso es un fracaso hasta que lo aceptas. Resiste el desánimo y termina la carrera que Dios ha puesto por delante.

¿Has orado por algo que has pensado que Dios ha respondido con un «no»? ¿Es posible que su respuesta real sea «aún no o todavía no»? ¿Cómo cambia eso tu visión sobre esta situación?

¿Qué Dios quiere que hagas en los momentos en que él responde «aún no o todavía no»?

¿Cuál es la «respuesta tardía» que te desanima? Fortalécete recordando que Dios nos enseña paciencia en los momentos de espera. Debes pasar tiempo en oración, clamando para que Dios cambie tu lamento en baile, y tú desanimo en paciencia.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí