La escuela de la obediencia.

 

Os he puedo delante la vida y la muerte,

La bendición y la maldición; escoge, pues,

La vida, para que vivas tú y tu descendencia.

 

 

Dios nos ha creado con una voluntad libre.  Eso significa que tenemos la gran responsabilidad de escoger o rechazar su camino.

 

Dios nos ama más de lo que podemos entender.  Él desea lo mejor para nosotros, pero su Palabra dice que pone una decisión delante de nosotros.  Él respeta nuestro derecho a elegir y no va a manipularnos o controlarnos.

 

El Espíritu Santo busca obrar en nuestras vidas para guiarnos en la senda que Dios tiene planificada, pero sí somos rebeldes y desobedientes, persistiendo en nuestra propia voluntad, nos permitirá hacerlo, aunque entristezca el corazón y el espíritu de Dios.

 

Hay muchos creyentes que nunca han disfrutado de la buena vida que Dios ha preparado de antemano para ellos, simplemente porque han rehusado obedecerlo.  Muchos hijos de Dios no están viviendo la vida abundante que Él desea, porque han elegido seguir su propio camino.

 

Te enfrentarás con muchas oportunidades para obedecer o desobedecer.  Dios ha prometido que si eliges camina en su voluntad, caminarás en la buena vida.

 

Solo tú puedes tomar la decisión.

 

Haz esto:

Escoge obedecer a Dios.  Elige un estilo de vida de obediencia, y experimentarás  la buena vida que Dios ha planificado para ti.

 

Joyce Meyer.

 

 

 

__._,_.___