¿Cómo aumentar tu capacidad?


Hebreos 6:11-12

“Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas”.

¿De qué te sirve la capacidad de creer, si no tienes la capacidad de esperar por aquello que has pedido? Hoy te voy a revelar qué tanto crees en algo. Tú crees tanto en algo como el tiempo que lo esperas.

El tiempo que lo esperas es lo que me dice cuánto tú crees. Tu capacidad de esperar limita tu capacidad de creer. Eres capaz de creer en algo tanto como eres capaz de esperar que se cumpla.

El que rápido concluye que las cosas no son para él, no son para él. Por ejemplo, los solteros viven creyendo por su pareja, se capacitan, estudian, van a la universidad, oran, ayunan, van al gimnasio, se preparan en toda área, pero se desesperan y se casan con el primero que les pasa enfrente. Tu capacidad de esperar arruinó la capacidad que estabas teniendo de creer.

Créele a Dios, y espera hasta que se cumpla. Si tienes la capacidad de creer, necesitas la capacidad de esperar. Si tú usas tu capacidad de creer, y lo acompañas de tu capacidad de esperar, ¿qué ganasí Ganas más fe, madurez, carácter, fuiste transformado. Cuando Dios te pone a creer por algo, lo que Él busca es transformarte. Una vida pasiva no transforma a nadie.

Un día hablaba con mi esposa y le dije que si alguien quiere dejar de ser pobre, tiene que dejar de hacer las cosas que hacen los pobres. No puedes dejar de serlo si sigues haciendo lo que todos hacen. Si alguien desea un ministerio creciente, tiene que dejar de hacer las cosas que hacen que no crezca. Si alguien quiere tener una vida ungida, tiene que dejar de hacer las cosas que hacen los que andan perdiendo la unción a cada rato o no la tienen.

El ser siervos de Dios, no nos exonera que nos sucedan cosas. Muchas veces confundimos las cosas en la obra del Señor, pensamos que porque estamos sirviendo a Dios, tenemos derecho a reclamar que nada malo nos suceda. No es así, por ser siervos de Dios, tenemos que trabajar mejor. No te confundas. Dios no te bendice porque eres siervo, sino porque sirves bien.

Las mejores cosas hay que esperarlas.

-Pastor Cash Luna

Mira más en www.cashluna.org

¡Comparte éste boletín con tus amigos y ensancha sus vidas!
(Este boletín es completamente gratis)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí