Donde-esta-muerte-tu-aguijon-1-corintios-15-biblia-versiculos
 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? (1 Corintios 15:55).

 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? (1 Corintios 15:55).

En la policía existen diferentes tipos de operaciones para atrapar a los bandidos. Hay una operación que se llama «aguijón», los policías le tienden una trampa a los bandidos para derribarlos. Eso es lo que Dios hizo con Satanás en la cruz. Durante tres días parecía que Satanás tenía conseguido el triunfo. Pero, al tercer día, Jesús resucitó de entre los muertos y puso patas arriba sus planes. Mira lo que dice el libro de Colosenses.

Y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz (Colosenses 2:15).

El temor más oscuro del diablo, era el surgimiento de una iglesia que caminará con el poder de cambiar el mundo con el evangelio. Esto fue realidad con la resurrección de Cristo. Pero los gobernantes de este mundo no lo entendieron, porque si lo hubieran entendido, nunca habrían crucificado al Señor de la gloria (1 Corintios 2:8).

Los enemigos de Cristo incluso trataron de impedir que la verdad de la resurrección saliera a la luz: Decidieron dar a los soldados un gran soborno. Decid vosotros: Sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos…. Y ellos, tomando el dinero, hicieron como se les había instruido. Este dicho se ha divulgado entre los judíos hasta el día de hoy (Mateo 28:12-15).

Casi siempre, el odio y el desprecio hacia una persona acaba cuando esta muere. Entonces, ¿por qué algunas personas odian a Jesús? Porque la resurrección es la prueba definitiva de que Él es el Señor. Por lo tanto, no puedes ser salvo a menos que creas en la resurrección de Jesucristo:

Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación (Romanos 10:9-10).

Así que hoy alégrate de que el poder de la muerte no tiene más autoridad sobre ti, porque al creer en la resurrección de Cristo, has pasado de muerte a vida. Gloria a Dios por la vida de Jesús, que derroto a la muerte por amor a nosotros.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí