Realidad-Religiosidad
¿Estamos Siguiendo La Realidad o La Religiosidad?

Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad. Mateo 23:28

Le enseñé a mi hijo desde pequeño que ir a la iglesia no lo hace cristiano. Así como el estar en un garaje no lo convierte en un auto. Es fácil para algunas personas tener una apariencia religiosa porque escuchan música cristiana, asisten a la iglesia regularmente y oran durante sus comidas. Pero, es muy posible que ellos no tengan la marca de una fe real y genuina en Dios.

Los maestros y escribas religiosos de la época de Jesús eran excepcionalmente hábiles en las Escrituras; más aún, muchos de ellos no aceptaron a Jesús como el Mesías tan esperado.

¿Cómo podían perderse las claras enseñanzas de Isaías sobre Jesús?

Fue por causa de sus corazones, una falta de voluntad de humillarse a sí mismos para que pudieran ver claramente a Emmanuel.

Si no somos verdaderos en nuestra fe, podemos fácilmente ser cegados como los fariseos y caer en la trampa de convertirnos en  personas religiosas.

Somos criaturas de hábito de todos modos, y podemos encontrarnos monótonamente orando las mismas oraciones de mañana y de noche. Podemos sentarnos en nuestros sofás mirando ansiosamente que llegue nuestro tiempo para poder hacer lo que realmente queremos hacer. Podemos cantar canciones de salvación con música alegre y perdernos el mensaje de conocer a Dios.

Realidad-Religiosidad
¿Estamos Siguiendo La Realidad o La Religiosidad?

Se necesita esfuerzo para romper el status quo de parecer un cristiano que para vivir realmente como un cristiano. Mantener la realidad no se trata de la apariencia externa sino de la dinámica interna y la creciente relación con Dios.

No seamos religiosos y sigamos a Jesucristo con todo nuestro corazón, alma y mente. Si lo hacemos de esta forma nuestras vidas revelarán la fragancia del fruto espiritual puro de caminar con Dios.

Oración:
Amado Señor, quiero que mi relación contigo sea real todos los días. Oro para que Él Espíritu Santo despierte en mi corazón el evitar ser religioso sin una relación contigo. Amén.