El Divorcio: 10 Razones Que Te Llevarán a Enfrentarlo

10 Razones Para Un divorcio

¿Sabía que el primer milagro de Jesús fue en un matrimonio?

Sí, el vino se había acabado durante la fiesta, y María, la madre de Jesús, intervino para que su hijo hiciera algo. Entonces Jesús convirtió el agua en vino.

Pero, ¿qué representa el vino en la Biblia?

El vino en la Biblia representa la sangre (el pacto), el espíritu santo y la alegría (gozo del Señor).

Si la alegría de tu matrimonio ya no está presente, y parece que el vino se ha convertido en vinagre, hoy quiero dejarte las principales razones y quejas por las que una pareja se divorcia, para que entonces las arregles y luches por tu matrimonio,

1) No estamos de acuerdo en muchas áreas

Hay una frase que dice: Un excelente matrimonio no es aquel que une a una pareja perfecta. Si no, cuando una pareja imperfecta aprende a apreciar sus diferencias. 

Entienda que antes de que usted y su cónyuge se convirtieran en uno ante Dios, eran dos personas totalmente diferentes. Personas con una historia de vida, criadas en hogares diferentes, con una educación y valores distintos. Así que cuando te casas, el choque de no estar en acuerdo en todo, es absolutamente normal. Lo que no es normal es no hablar, no comunicar, y a menudo no ceder al acuerdo, porque si no, el matrimonio se convertiría en un interminable tira y afloja para ambos.

Así que pelea:

En el diccionario, acuerdo también significa armonía, por lo que luchar por tu matrimonio es también ceder y traer armonía. Porque el matrimonio no es un juego de ganar o perder, sino aprender a vivir con las diferencias y crecer con cada una de ellas.

Vea también

¿Qué dice la Biblia Sobre el Cumplir Nuestros Votos? Versículos

Versículos Bíblicos ¿Que Son Los Palíndromos de la Biblia?

Tened Cuidado Cómo Andáis; No Como Insensatos, sino como Sabios, Efesios 5:15

2) No saben cómo se siente el otro

La convivencia es algo difícil, y la rutina es parte de este proceso llamado hogar. Despertarse, prepararse para el trabajo, llevar a los niños a la escuela, ir al supermercado, llegar a casa del trabajo e incluso tener que estar presente en casa, no siempre es una tarea fácil. Para muchos llegar a casa significa sólo querer ducharse, comer y ver la tele, o mirar su Smartphone en silencio para superar el difícil día. Pero son estas actitudes las que gradualmente socavan la complicidad y la compasión de la relación. Cuando eliges aislarte y piensas que tu día fue más difícil que el de tu pareja, sin al menos tratar de interesarte por el otro, esto demuestra un egoísmo que a menudo pasa desapercibido.

Entonces pelea:

Así que hay algo importante llamado empatía. La empatía significa la capacidad psicológica de sentir, lo que otra persona sentiría, si estuviera en la misma situación que ella vive. El matrimonio está formado por dos personas que también se cansan, se alteran, se enfrentan a dificultades, tener empatía es esencial para conciliar los días difíciles con la rutina de la casa.

3) Usan palabras que duelen

La Biblia dice: que en la multitud de palabras abunda el pecado.

Si hay algo común en el matrimonio se llama discusión. La discusión es el acto de defender una opinión que es contraria a otra, y es exactamente en el calor de este conflicto que las emociones se salen del cauce, la ira se hace evidente y la boca está totalmente fuera de control.

Piensa que Dios en su inmensa sabiduría dijo a través de su palabra que: Tu Boca tiene el poder de dar la vida y muerte, así que podemos tener la dimensión porque muchos matrimonios ¡están muertos!

Murieron por tantas palabras lanzadas, por tantas heridas causadas por interminables discusiones, que en la rabia de la ira vertieron frustraciones en esta unión.

Así que pelea:

Tener dominio propio para tus emociones es un buen comienzo para dejar de ser un compulsivo en el dolor. Si tú eres el herido, entonces perdona, en estos casos sólo el autocontrol y el perdón pueden ayudarte a superar una crisis causada por las palabras. 

4) No se sienten amados

Cuando nos casamos tenemos en mente que viviremos una película romántica todos los días. Café en la cama, flores, cenas con velas, sexo todos los días. Entonces viene la rutina, y nos damos cuenta de que toda la conquista y el esfuerzo para que la boda se celebre, parece haber terminado. ¡Esto no es verdad!

La verdad es que ahora en una casa, las energías de la pareja necesitan ser redirigidas a todo el ambiente: trabajo, realización profesional, hogar saludable, vida con Dios, ¡y los niños!

Es necesario identificar cuál es la diferencia entre expectativa y realidad. A veces ponemos demasiadas expectativas en la otra persona, el cual también es imperfecto y está lleno de limitaciones.

Sólo conocemos el amor ¡porque Dios nos amó primero!

¿Quieres sentirte amado? Entonces, ¡ama!

 Pelea:

El gran problema es esperar algo del otro, algo que ya has imaginado en tu mente. ¡Empieza contigo! ¡Ame, regale, sorprenda! Rescata el romanticismo con actitudes sencillas y estoy seguro de que ¡el que planta cosechará!

Vea también

Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. Santiago 2:17

¿Qué enseña la Biblia sobre el oficio de profeta y el don de profecía?

Justin y Hailey Bieber se abren sobre la pureza sexual y cómo la Iglesia los trajo de vuelta juntos

5) No se sienten valorados

Si nunca te has sentido así, entonces tira la primera piedra.

Imaginate ser un hombre que da la sangre en tu trabajo, desviviendote por tu familia, y cuando llegas a casa tienes una esposa que se queja todo el tiempo.

O la mujer, que a menudo trabaja afuera, y todavía necesita cuidar de la casa, de sus hijos y ser la esposa que su marido quiere.

La expectativa frustrada se convierte en discusión, cargas interminables y agotamiento emocional.

Pelea:

No cree tanta expectativa acerca de su cónyuge. Pero sorpréndalo, valorelo con palabras. A veces, un simple “bom bom” cambia el día de una persona, o incluso un mensaje por WhatsApp al mediodía hace que todo se vea mejor.

6) No tienen a nadie en quien confiar

La confianza es el eslabón más importante en una relación. ¡Confiar es rendirse!

Entregar, es no temer lo que el otro piense de ti y esto también se llama: ¡complicidad!

La complicidad es extremadamente especial para una pareja, porque con el paso de los años, la belleza de la juventud desaparece, la vitalidad sexual desaparece, la salud pasa por debilidades, pero la pareja que cultiva la complicidad tendrá un matrimonio feliz y duradero.

Una pareja que deja de ser amiga, abre una brecha para que el otro intente satisfacer esta necesidad de ser escuchado por otra persona. La amistad es el eslabón más puro que existe.

¡Pelea!

Esté abierto a escuchar, su pareja a veces quiere que la escuchen, y expresar lo que piensa y siente. Sea abierto, muestre interés, detenga todo y preste atención, muestre preocupación y esté listo para aconsejar.

7) El marido y la mujer creían que daban más que el otro

Desde la perspectiva de cada uno, siempre estaremos en el lugar de víctima. En el matrimonio, es común que tanto el marido como la mujer se ponga en el papel de incomprendidos e infravalorados, y eso es exactamente lo que el diablo quiere.

Cuando empiezas a sentirte así, con pensamientos de que necesitas valorarte a ti mismo, y quién sabe, tal vez buscar a alguien que te valore de la manera que realmente te mereces, son los pensamientos más comunes en una pareja que comienza a pensar en el divorcio.

¿Sabías que tu mente es el lugar donde el diablo puede inyectar sus planes, para que los aceptes como tuyos?

¡Exactamente!

Es por eso que Jesús dijo: ¡Transforma tu entendimiento!

¡Eso es correcto! ¿Cuándo fue la última vez que pensaste que estabas dando más que tu cónyuge, y dijiste? ¡Eso es mentira!

PELEA:

Lucha primero contra tus propios pensamientos, eres valorado por Dios, y el matrimonio es darse el 100% siempre. Por eso tienes un corazón dador, que sabe que la recompensa viene de Dios y que si te rindes por lo que amas, no es una pérdida, sino una ganancia.

Vea también

¿Cómo Examinar Tus Hábitos Según La Biblia?

Claves Para Un Matrimonio Más Sólido

¿Los Ángeles Tienen Alas? ¿Qué dice La Biblia?

Oración Por Los Hijos: 12 Maneras De Orar por ellos

8) ¡Sin cumplidos! Ni Elogios

Las palabras de afirmación nos hacen seguros y felices. Si para un hombre escuchar un cumplido es muy bueno, para una mujer, entonces el cumplido representa un peso aún mayor.

Un matrimonio en el que la crítica y la carga son excesivas, y los elogios son escasos, está siendo dirigido al abismo. La confianza en uno mismo se cultiva cuando se riega con las palabras de los que amamos, por lo que es muy importante ser alabado.

Lucha:

Si no recibes tantos elogios como te gustaría, entonces empieza por elogiar y exaltar a la persona que más amas. Entiende, nadie puede darte lo que no tiene, cuando su esposa se sacie con la confianza en sí misma y los elogios, esto será una reflexión y ciertamente comenzará a ¡venir sobre su vida!

9) Deseo de más afecto

¿Cuándo fue la última vez que besaste a tu compañero en la boca?

Según una encuesta de la British Heart Foundation, el 18% de las personas casadas pasan hasta una semana entera sin besar a sus parejas, mientras que el 40% se besan durante sólo cinco segundos o menos.

Sí, las personas casadas rara vez se preocupan por tomarse de la mano o por abrazarse. De besarse o mostrar algún tipo de afecto al salir y entrar en la casa. Sorprende que esta queja no es sólo de las mujeres, los hombres también se quejan de que sus esposas a menudo no permiten este tipo de afecto.

Pelea:

Rescatar esto es un trabajo para la pareja. Salir sin sus hijos, ir al cine, tomarse de la mano, ver una película abrazados en el sofá es un buen comienzo para la recuperación del afecto. Recuerda que el sexo entre la pareja es algo fundamental para que estas caricias ¡sean completas! ¡Las parejas que tienen 3 o más relaciones íntimas durante la semana son más felices!

10) Ninguna comunicación

Si quieres sentenciar un matrimonio es sólo construir el muro de la falta de comunicación.

¿Sabía que con la llegada de los teléfonos inteligentes muchas parejas se comunican sólo a través de WhatsApp? ¿Y que a la hora de acostarse, ambos están conectados al mundo y desconectados el uno del otro?

El diálogo es la base de un hogar, y especialmente entre parejas que necesitan dedicar mucho tiempo a la práctica, ya que hay mucho que resolver: finanzas, proyectos, crianza de los hijos, familia, sueños, a menudo frustraciones, trabajo, etc.

Imagina a una pareja que no habla, que no comparte, que no quiere comunicarse. Cada vez que no hay diálogo, hay una piedra en el muro que se está construyendo.

Un psicólogo dijo: “No hay problema cuando una pareja está discutiendo, porque esta pareja muestra que quiere resolver sus problemas, hay un problema grande cuando la pareja ya no quiere comunicarse, porque ya hay indiferencia y esta pareja ya no quiere estar junta”.

¿Cuándo fue la última vez que estuvo dispuesto a tener una buena conversación privada con su pareja?

Pelea:

Esté dispuesto a hablar, a hablar, a romper el muro del silencio y a ¡construir puentes! Una comunicación sin fronteras de smartphones. Si ustedes son el tipo de parejas que llevan sus teléfonos celulares a la cama, hágase el hábito de dejarlos lejos, porque la persona más importante está a tu lado, queriendo tener tu atención!

Si deseas ver la segunda parte del vídeo: 10 Razones Para Un Divorcio, está aquí en la parte inferior: