Inicio » Cristianos » CUIDA TU LENGUA, NO TE ENOJES (DEVOCIONAL)

CUIDA TU LENGUA, NO TE ENOJES (DEVOCIONAL)

DEVOCIONAL – CUIDA TU LENGUA, NO TE ENOJES

MEDITE EN SALMOS 37-39

No te irrites a causa de los impíos…(Salmo 37:1)

El cristiano, como hijo de Dios, no debe abrigar, ni poseer maldad en su corazón; no debe tomar la justicia por su mano, ni hacer de la venganza su arma; porque escrito está: “Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor?.

Así como el jardinero, y el agricultor, limpia el jardín, y quita las plagas con fungicida para evitar que se dañen las plantas buenas. Así mismo, Dios a su tiempo quita de la tierra al malvado que no se arrepiente del mal.

“No te irrites a causa de los malos, ni tengas envidia de los malosí porque a su tiempo serán cortados” Te impacienta mirar a un asesino, piensa que Dios en su gracia, no te destruyo a ti, solamente por Jesucristo. No debemos tolerar el mal, sino denunciar un delito, hacer prevención de un caso, contar con el apoyo de la policía, pero jamás con fines malévolos. Es preferible, aunque duela, dejar que Dios nos guíe a hacer su justicia.

Es cosa seria ser reprendido por Dios; cuando Él disciplina es para nuestro bien. Cuando cae la mano de Dios, todo lo arregla. Uno puede al igual que David, rogar y suplicar a Dios que no nos reprenda. Es como si un hijo nos suplicara; no me pegues más papito.

El salmista ha propuesto en su corazón no pecar con su lengua, guardar su boca con freno, delante del impío. Debemos cuidarnos de pecar con la lengua; debemos cuidarnos de hablar mal del vecino; del hermano en la fe. El silencio tiene su valor: hay un refrán o dicho que dice: “la palabra vale plata y el silencio vale oro”. El silencio tiene su lugar. Nos enseña a ser prudentes; pero también hay que comunicarse con Dios y su cónyuge…

Cuida tu lengua, para animar, consolar y enseñar. Oramos por tu vida.

ORACIÓN:

Padre, cuida mi lengua para no pecar contra ti y animar al prójimo.

 

Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir (Ap.1:4ª)Amén. Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.(Ap22:20). Amén

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte