arboles-y-raices-pajaros“POR TANTO DEJARÁ EL HOMBRE A SU PADRE Y A SU MADRE…” (Génesis 2:24)

Como Criar a tus Hijos – Raíces y Alas Parte 3

El segundo regalo que debes dar a tus hijos es “alas”

Han nacido para volar, no para quedarse en el nido. Si los proteges en exceso y los reprimes, creyendo que eres un padre responsable, acabarás por perderlos. Jesús dijo que los niños fueron creados para dejar a sus padres y construir su propio hogar. Dios ha puesto en ellos ese deseo de libertad, por lo tanto no es indicio de ingratitud, falta de respeto o rebeldía. El buen carpintero trabaja siguiendo la veta, no al contrario. ¿Qué debes hacer, entoncesí Antes de que tu hijo te demande la total independencia, enséñale a manejarla poco a poco. Dale oportunidades de demostrar que está listo, y a medida que compruebes que se puede confiar en él, aumenta su autonomía -y viceversa. Los hijos deben saber que en la vida no se hereda la felicidad, sino que se gana.

Sé flexible, pero mantente en control. Haz saber a tu hijo que no puede pedir privilegios, tales como usar el automóvil, salir con jóvenes del sexo opuesto o gastar dinero, a menos que se lo gane y lo merezca. Ayúdale a que vea cómo puede incrementar su autonomía, perderla y recuperarla. Que sea responsable de su propia libertad y que entienda que esta no es un derecho ni un regalo, sino la recompensa de comportarse con madurez. La hembra del pájaro no empuja a las crías fuera del nido hasta que está segura de que pueden volar. Si le das el regalo de la libertad a un niño que aún no está listo, eso no son “alas”, sino una invitación al desastre. No les concedas autonomía hasta que hayan demostrado que pueden cumplir con las responsabilidades encomendadas.