¿Qué Es El Pecado? Concepto:

El pecado es un tema difícil de discutir teológicamente porque la misma palabra en inglés se refiere a varios estados diferentes. En su forma más básica, el pecado es una transgresión de la ley y una rebelión contra Dios. El pecado es cualquier acción que daña la relación que tenemos con Dios y/o con otra persona. Es elegir actuar de una manera que nos aleje de Dios. Él nos diseñó para responderle de una manera que esté de acuerdo con su naturaleza. El pecado rompe esa conexión, rechaza ese regalo y rechaza a Dios.

¿Cómo Entró El Pecado En El Mundo?

El pecado entró al mundo cuando Adán comió del árbol que Dios había prohibido. Ahora somos espiritualmente pecadores debido a la “naturaleza pecaminosa” que heredamos de Adán. Nacemos con la naturaleza del pecado y una tendencia natural a pecar. Nacemos con la inclinación de rechazar a Dios. Debido a nuestra identidad como descendientes de Adán, también llevamos “pecado imputado”. Este es un término financiero o legal que significa tomar algo que pertenece a alguien y acreditarlo a la cuenta de otro. Es casi como ser hincha de un equipo porque es el único equipo de la ciudad. Nos identificamos con ese equipo, que en nuestro caso es el pecado. Por supuesto, el pecado es también cada acción individual que es contraria a la ley de Dios.

El pecado puede manifestarse de muchas maneras diferentes. El hebreo “awon” significa una iniquidad o injusticia malévola (1 Samuel 20:1). “Rasha” infiere inquietud o algo que está fuera de control (Isaías 57:21). “Chata” es la definición más comúnmente escuchada. Significa perder la marca o desviarse del camino (Jueces 20:16). “Abar” significa transgredir o ir más allá de lo que es sancionado (Jueces 2:20).

En el Nuevo Testamento, la palabra “hamartia” griega es similar a la palabra “chata” en hebreo, pero va más allá. No es sólo “perder la marca”, sino también la compulsión interior o la naturaleza que indujo la ofensa (Romanos 6:1). De manera similar, puede ser un poder organizado que deliberadamente se pone a hacer que una persona o grupo caiga en pecado (Romanos 6:12).

Vea también

En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo

¿La Gracia de Dios o Nuestro Comportamiento?

10 Formas de Predicar Sobre La Lujuria y la Codicia

Ya que todo pecado es el rechazo de Dios, Su autoridad, y Su preferencia, el pecado automáticamente nos excluye de Su presencia. Pero el perdón de los pecados, así como la gracia, la paz y la vida eterna en el paraíso, sólo se encuentran en Dios.

La libertad del dominio del pecado sólo se encuentra en Dios. Nuestra naturaleza pecaminosa heredada, nuestro pecado imputado, y cada una de nuestras pequeñas opciones nos separan definitivamente de Dios. Afortunadamente, el sacrificio de Jesús cubre todos los pecados. En vez del pecado imputado de Adán, recibimos la justicia imputada de Cristo (2 Corintios 5:21) – escogemos otro equipo con el cual identificarnos. Como el Espíritu Santo mora en nosotros, la naturaleza de pecado pierde su dominio, y ya no somos sus esclavos. Y cuando cometemos actos individuales de pecado, estamos autorizados a acercarnos al trono de la gracia con confianza (Hebreos 4:16), sabiendo que venir a Dios y confesar nuestros pecados nos permitirá renovar nuestra relación con Él.

¿Qué Es El Pecado Para Los Católicos?

El pecado mortal, también llamado pecado cardinal, en la teología católica romana, el más grave de los pecados, representando un alejamiento deliberado de Dios y la destrucción de la caridad (amor) en el corazón del pecador.

Un pecado mortal se define como una acción grave que se comete con pleno conocimiento de su gravedad y con el pleno consentimiento de la voluntad del pecador. Tal pecado corta al pecador de la gracia santificadora de Dios hasta que se arrepiente, usualmente en confesión con un sacerdote. Se cree que una persona que muere sin arrepentirse de la comisión del pecado mortal desciende inmediatamente al infierno, donde sufre la separación de Dios que eligió en vida. Aunque la Iglesia Católica Romana no provee una lista exhaustiva de pecados mortales, el quebrar los Diez Mandamientos, el suicidio, el aborto inducido, la masturbación, la violación y el divorcio son ejemplos bien conocidos. Además, algunos pecados mortales son considerados tan severos que la iglesia los castiga con la excomunión. Estos incluyen la apostasía (renuncia deliberada a la fe) y la profanación de los elementos de la Eucaristía. Los pecados mortales son contrastados con los pecados veniales, los cuales usualmente involucran una acción menos seria y se cometen con menos autoconciencia de la maldad. Mientras que un pecado venial debilita la unión del pecador con Dios, no es un alejamiento deliberado de él, y por lo tanto no bloquea completamente la entrada de la gracia santificadora. Vea también siete pecados capitales.

Vea también

El Gran Peligro Del “Conocimiento Bíblico” En Algunos

¿Cómo Puedo Recuperar El Gozo Según La Biblia?

20 Cosas Que Me Hubiera Gustado Saber Antes de Ser Pastor

¿Qué Hace El Pecado? ¿Cuales Son Las Consecuencias Del Pecado?

La práctica del pecado no debe ser el estilo de vida normal de los creyentes. Cuando pecamos, esto tiene un efecto sobre nosotros y sobre los demás. Por un lado, nos roba nuestra habilidad para entender la verdad espiritual. La Biblia dice que es el Espíritu Santo quien nos ayuda a entender la voluntad de Dios.

Pero, como está escrito: Lo que ningún ojo ha visto, ni oído ha oído, ni el corazón humano ha concebido, lo que Dios ha preparado para los que le aman. Estas cosas nos las ha revelado Dios por medio del Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo más profundo de Dios. Pues, ¿qué ser humano sabe lo que es verdaderamente humano, excepto el espíritu humano que está dentro? Así también nadie comprende lo que es verdaderamente de Dios, excepto el Espíritu de Dios. Ahora bien, no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios, para que podamos entender los dones que Dios nos ha concedido (1 Corintios 2:9-12).

El cristiano es completamente dependiente del Espíritu Santo si él o ella esperan aprender algo de valor espiritual y permanente.

Aquí hay 11 Cosas Que El Pecado Hace En Nosotros

1 Apaga el Ministerio del Espíritu Santo

2 El estudio bíblico se vuelve infructuoso

3 Nos roba la alegría

4 Elimina El Entusiasmo

5 Nos Roba La Paz

6 Obstaculiza nuestra comunión con Dios

7 Causa Sensación de Separación

8 Pérdida de la confianza en la oración

9 Oraciones sin respuesta hasta que haya confesión de pecados con Dios

10 Perdida de la esperanza por el retorno de Cristo

11 Nos Vuelve temerosos del mal

Cuando pecamos, esto tiene un efecto en nosotros así como en los demás. Perdemos nuestra agudeza espiritual. La confesión es lo único que puede hacer que eso vuelva. Por lo tanto, es vital que los cristianos confiesen sus pecados.

¿Qué Es El Pecado Original?

¿Qué es el pecado original? Muchos creen que la historia del origen de la humanidad se trata del pecado original. Pero cuando miras más de cerca la historia de Adán y Eva y la Caída, ves que el pecado original no es el verdadero mensaje de la historia o nuestra conclusión como cristianos. Vamos a explorar esto más a fondo.

El pecado original es la doctrina que sostiene que la naturaleza humana ha sido corrompida moral y éticamente debido a la desobediencia de los primeros padres de la humanidad a la voluntad revelada de Dios.

En las Escrituras, la primera transgresión humana del mandato de Dios se describe como el pecado de Adán y Eva en el Huerto del Edén que resultó en la Caída de la humanidad. La doctrina del pecado original sostiene que cada persona nacida en el mundo es corrompida por la Caída y la gente es impotente para restaurarse a sí misma a menos que sea restaurada por Dios.

“El pecado original es una condición, no algo que la gente hace”. También, note que el pecado original es una condición, no algo que la gente hace. Es la condición espiritual y psicológica normal de los seres humanos, no sus malos pensamientos y acciones. Muchos cristianos creen que el pecado original explica por qué hay tanto mal en el mundo creado por un Dios perfecto, y por qué la gente necesita que Dios salve sus almas. Hay muchos cristianos que también creen que algo en la naturaleza humana es y siempre será contrario a Dios. Pero, ¿qué dice realmente la Biblia?

Mientras que algunos argumentan que hay poca evidencia para substanciar la doctrina del pecado original en la Biblia, otros creen que es enseñada en muchos pasajes de la Escritura. Aquellos que no creen que haya mucha evidencia bíblica apuntan a la historia de la creación en Génesis 2-3 que incluye un relato de la caída humana en el Jardín del Edén.

En Génesis 2-3 no dice nada sobre el pecado original. Habla de una maldición y de las consecuencias por haber comido de la fruta prohibida, pero esas consecuencias no están del todo claras. Luego está la carta de Pablo a los romanos. Pablo hace una famosa comparación entre Adán y Cristo. De Adán viene la muerte y las consecuencias morales del pecado. De Cristo viene la sanidad de la naturaleza humana – con Cristo actuando como un segundo Adán, una nueva cabeza de la raza humana que hace la elección correcta, la cual tiene efectos positivos para aquellos que están unidos a Él. Sin embargo, Pablo no especifica particularmente lo que es el pecado original. Tampoco parece decir que somos culpables de pecado porque somos herederos de Adán. Mientras Pablo habla sobre la transmisión del pecado, no hay nada específicamente declarado aquí.

Vea también

PORQUE LA PAGA DEL PECADO ES LA MUERTE. ROMANOS 6:23

Devocional – ¿Dónde estás Tú?

3 Formas En Que Jesús Trabaja En Tu Vida Cristiana

Jackie Hill Perry: Yo amaba a mi novia, pero Dios me amaba más

El Pecado Y Su Significado Etimologico

Permítame intentar responder a la pregunta que creo que está haciendo, y siéntase libre de
hacer una pregunta de seguimiento. Consideremos primero el uso de la palabra pecado en
la Biblia. La palabra principal en hebreo traducida como pecado es la palabra “chatta’ah” y sus derivados como chata y chet. La palabra chatta’ah (La palabra de concordancia de Strong #02403) significa pecado, perder el camino, equivocarse, incurrir en culpa, y así sucesivamente. El sentido de la palabra hebrea incluye tanto ir en contra de lo que uno sabe que es correcto y accidentalmente ir contra el orden divino de las cosas.

La segunda palabra más común para pecado en el Antiguo Testamento es la palabra
pesha. Esta palabra es comúnmente traducida como transgresión, pero es también se traduce como allanamiento o pecado. La palabra pesha tiene una connotación de rompiendo una regla que ha sido establecida.

Una tercera palabra que se traduce como pecado del hebreo es “avon”. Esta palabra
tiene una connotación de perversión o depravación. Es la más comúnmente traducida como iniquidad. La palabra avon lleva un sentido de intencionalidad o pecado continuo. Por ejemplo, uno encuentra estas dos palabras usadas en Isaías 59:2, “Pero vuestras iniquidades os han apartado de vuestro Dios, vuestros los pecados han escondido su rostro de ti, para que no te escuche.” En este avon (iniquidades) y chatta’ah (pecados) se usan en un paralelo.

Hay otras palabras hebreas traducidas como pecado también. Claramente, la palabra
el pecado en el hebreo tiene un uso y significado complicado.

La palabra griega común para pecado usada en el Nuevo Testamento es hamartia. Esta
la palabra deriva de una palabra técnica usada en tiro con arco. Literalmente significa
errar al blanco. Puede ser usado para expresar la rebelión voluntaria contra Dios como
así como cometer un error. Porque la palabra hamartia es usada en una variedad tan amplia de contextos, uno puede ver que la palabra pecado en El inglés también conlleva una gran variedad de connotaciones. Uno debe dejar que el contexto de un pasaje individual determine el sentido en que la palabra pecado debe ser interpretada. La sensación general que uno obtiene de la Biblia es que Dios se preocupa tanto por los pecados deliberados y flagrantes y también la ruptura involuntaria de su voluntad, el no conseguir y perder la marca que Dios ha puesto para nosotros.

Tal vez usted se está preguntando el origen de la palabra Pecado (del latín peccãtum) es la transgresión voluntaria y con conocimiento de un precepto moral o religioso.

En teología moral se lo considera «un acto malo, o la omisión culpable de un acto bueno obligatorio». Por extensión, se denomina pecado a todo aquello que se aparta de lo recto y justo, o que falta a lo que es debido. Parecería que que esta palabra ha mantenido virtualmente la misma connotación a lo largo del tiempo la mayor parte de su historia.

¿Qué es el Pecado Mortal o de Muerte?

1 Juan 5:16-17 dice: Si alguno viere a su hermano cometer pecado que no sea de muerte, pedirá, y Dios le dará vida; esto es para los que cometen pecado que no sea de muerte. Hay pecado de muerte, por el cual yo no digo que se pida. Toda injusticia es pecado; pero hay pecado no de muerte.

Cuando un cristiano da testimonio de un hermano en Cristo pecando, debe orar para que Dios le dé “vida“. Esto sigue a los vv.14-15 que exhorta a los cristianos a orar de acuerdo a la voluntad de Dios para que sus peticiones sean escuchadas. Por supuesto que el “hermano” aquí es un cristiano profeso que ha caído hipotéticamente en una de las trampas de Satanás y que aparentemente vive en pecado, y es absolutamente la voluntad de Dios que este hijo de Dios sea fortalecido para humillarse y arrepentirse. Los cristianos deben orar por esto. Todos los cristianos son capaces de pecar, pero el pecado no es indicativo de la forma en que los cristianos viven sus vidas. Aquellos que no han nacido de Dios, sin embargo, pecan habitualmente sin arrepentimiento (cf. 1:8,10). En contraste con esto, cuando un creyente peca, responde a la reprensión, deja de pecar, se arrepiente y es restaurado a la comunión con Cristo y Su Iglesia (1:9). Otros, sin embargo, “cometen pecados que llevan a la muerte”, y Juan exhorta a sus lectores a no orar por ellos.

Aunque poco probable, Juan podría estar hablando de la muerte física como el “pecado que lleva a la muerte”. Ejemplos bíblicos de esto son Nadab y Abiú (Lev. 10), Acán (Josué 7), Uzá (2 Sam. 6), Ananías y Safira (Hechos 5), y aquellos que abusaron de la Cena del Señor (1 Cor. 11:30). El problema es, ¿cómo puede un creyente saber que alguien está a punto de morir? No pueden, porque muchos han pecado como los mencionados anteriormente y no han muerto. Por lo tanto, Juan está hablando claramente en lo espiritual.

Un escenario muy real del “pecado que lleva a la muerte” es el siguiente: Un creyente que se cree que es un cristiano profesante y adorador de Cristo se ha involucrado en un asunto de adulterio. Después de orar por este “hermano” varios intentos de confrontarlo y llevarlo al arrepentimiento, continúa en su pecado, acepta la excomunión de la iglesia después de la disciplina de la iglesia (Mateo 18:15-20), y finalmente rechaza su fe en Cristo. Después de años de seguir fielmente a Cristo al recibir el pleno conocimiento del evangelio, ha decidido seguir su propio corazón malvado y abandonar las enseñanzas de Cristo. Anteriormente Juan hablaba de esta gente como salieron “de nosotros porque nunca fueron verdaderamente de nosotros” (2:19). El escritor de Hebreos habla de estos como habiendo sido iluminados una vez y habiendo probado el don celestial y la palabra de Dios, aun habiendo participado del Espíritu Santo, sin embargo cayeron (Hebreos 6:4-8). Estos “siguen pecando voluntariamente después de recibir el conocimiento de la verdad”, pero tristemente ya no pueden confiar en el sacrificio de Cristo para salvarlos (10:26-27). Y lo que es más, no quieren a Cristo nunca más. Este apóstata representa la semilla que cayó en los suelos que produjeron tierra poco profunda y espinas que ahogaron la semilla y causaron que se marchitara antes de la cosecha (Mateo 13:1-9, 18-23). Juan dice que no oremos por estas personas (Jeremías 7:16; 11:14; 14:11; 15:1), porque han abandonado su fe. Ninguna oración ayudará.

Lo que es evidente sobre el “pecado que lleva a muerte” es que no es un pecado particular en una situación específica. Después de todo, el adulterio, el asesinato, la embriaguez, la mentira y el robo son pecados perdonables en la Biblia, y muchos los cometen pero no mueren. La confesión y el arrepentimiento siempre llevarán al perdón de Dios, y se anima a orar por las personas que cometen estos pecados. Pero el rechazo absoluto de Cristo llevará a la muerte eterna, y al pecado continuo, si no expone a uno como un incrédulo, podría mover a Dios a “eliminar” a tal cristiano para el bien de Su Iglesia.

El punto de Juan no se refiere tanto al “pecado que lleva a la muerte” como a la oración por un hermano que peca. Juan no prohíbe la oración para aquellos que viven en su pecado, pero es evidente que duda que la oración por ellos tenga algún efecto. Para Juan “toda injusticia es pecado”, así que no es blando con el pecado. De hecho, está tan preocupado por ello, y tan consciente del hecho de que los cristianos pueden caer en él, que quiere asegurarse de que el pueblo de Dios esté orando diligentemente por los demás y amándose unos a otros.

¿Quien es un Pecador?

Pecador: en el lenguaje ordinario, significa alguien que es depravado, malvado, malo. Sin embargo, eso no es lo que la fe cristiana quiere decir con la palabra. En la creencia cristiana, ‘pecador’ no es una descripción moral, sino relacional.

El pecado es el estado roto de nuestra relación con Dios. Hay una distancia, una brecha entre nosotros (con el resto del universo creado) y Dios, una distancia demasiado grande para que la podamos cruzar, una distancia que sólo puede ser arreglada por el acto de Dios de acercarse a nuestro lado de la brecha a través de Jesucristo (Dios con nosotros) y el Espíritu que Jesús envió en Su lugar. El más amable, bondadoso, espiritual y virtuoso de nosotros es un pecador. El más vil, el más atrevido, el más torcido, el más malvado de nosotros es un pecador. Todos en el mundo son pecadores. Todos y cada uno de estos pecadores son amados por Dios.

Tal vez sería mejor usar una palabra que carezca del tono moralista de ‘pecador’. Ese trasfondo socava el mensaje cristiano de gracia para los que están en nuestro lado humano de la división. Me encantaría mirar lo bueno y fingir que lo malo está lejos, es mucho más feliz, pero es irreal. Las palabras que a menudo se proponen para reemplazar ‘pecado’ y ‘pecador’ no logran captar lo suficiente de la cualidad negativa de esa división: es muy muy malo para ti (de hecho, fatal) y está lejos de lo que Dios quiere para ti. Debido a que la relación rota es tan mala para nosotros, tiene efectos profundos y profundos en todos nosotros y en todo lo que hacemos. Es una parte de nuestra identidad y carácter humano (lo que nos hace a cada uno de nosotros es quienes somos), lo queramos o no.

Clases De Pecado

Tipos definidos de pecado

Dentro de algunas ramas del protestantismo, hay varios tipos definidos de pecado (como en el catolicismo romano):

Pecado original – La mayoría de las denominaciones del cristianismo interpretan el relato del Jardín del Edén en el Génesis en términos de la caída del hombre. La desobediencia de Adán y Eva fue el primer pecado que el hombre cometió, y su pecado original (o los efectos del pecado) es pasado a sus descendientes (o se ha convertido en parte de su ambiente).

Concupiscencia

Pecado venial

Codicia

Lujuria

Orgullo

Pecado mortal

Pecado eterno: Comúnmente llamado el pecado imperdonable (mencionado en Mateo 12:31), éste es quizás el pecado más controversial, por el cual alguien se convierte en apóstata, negándose a sí mismo para siempre una vida de fe y experiencia de salvación; la naturaleza de este pecado es a menudo controversial.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí