No tengan miedo

 
Léase Isaías 41.1-13
Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios.
-Isaías 41.10 (NVI)
Mis cuatro hijos y yo volamos de Inglaterra a Canadá para reunirnos con mi esposo, que había salido antes. Poco después de llegar, mi esposo dijo que me abandonaba por otra mujer.
Como una cristiana recién convertida, estaba convencida de que Dios haría que él cambiara de idea. Cuatro amigos, en diferentes ocasiones, me citaron el mismo pasaje alentador de la Escritura: «Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa» (Isaías 41.10). Le hablé a mi esposo sobre el Dios de amor que había conocido. Aceptó ir a la iglesia conmigo, y tuve esperanzas de que nuestras relaciones mejoraran. Pero nos abandonó de todas formas. «¡Pero, Dios!», clamé, «¡Lo prometiste!»
Tomé la Biblia y leí el versículo nuevamente. Y comprendí que éste no prometía algo relacionado con mi esposo. Lo que Dios había prometido era estar conmigo y fortalecerme en esta situación difícil. Siempre podemos estar seguros/as de que Dios es nuestro defensor, y que estará con nosotros en todas las pruebas de la vida. Al saber esto, no necesitamos temer.
Sa. Mary Haskett (Ontario, Canadá)

 

Oración:
 Amado Dios, te damos gracias por tu presencia en nuestras vidas. Sabemos que tu palabra es verdadera. Amén.
PENSAMIENTO PARA EL DÍA
¿Cómo ha obrado Dios con usted en los momentos difícilesí