Inicio » Destino » ¿Cómo Vivir En La Presencia de Dios?

¿Cómo Vivir En La Presencia de Dios?

EN LA PRESENCIA DE DIOS SEGÚN LA BIBLIA

En Génesis 28, vemos a un hombre solitario huyendo de su casa. Jacob salió de Beersebá y se dirigió hacia Harán, rumbo a la casa de su tío Labán, huyendo con miedo de los problemas que él mismo había causado. Al final de un largo día de viajar, cuando se oscureció Jacob se acostó con sólo unas piedras para una almohada. Esta persona, triste y solitaria, acurrucado en la oscuridad sobre el frío suelo, no se parece a un hombre con un destino dado por Dios.

Pero aquella noche, Jacob tuvo un sueño asombroso. Vio una escalera apoyada en la tierra, con la otra punta que tocaba el cielo y por ella subían y bajaban los ángeles de Dios. Arriba estaba parado el Señor que ratificó las promesas que le hizo a Abraham diciendo:

En el sueño, el Señor estaba de pie junto a él y le decía: Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia.

14 Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente.

15 He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho (Génesis 28:13-15 RV1960).

¡Qué experiencia tan maravillosa! Jacob escuchó la voz de Dios, el Señor le dio fuertes promesas y el destino que Dios le dio fue revelado. Cuando se despertó, Jacob hizo promesas y pagó diezmos. También construyó un monumento y lo ungió (Génesis 28:16-21).

Jacob había estado en presencia del Señor, pero, tristemente, su vida no cambió. Seguía siendo el mismo manipulador. Intentó hacer un trato con Dios con esta promesa, E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios (Génesis 28:20-21 RV1960).

Jacob intentó hacer un pacto con Dios para bendecir sus planes, satisfacer sus necesidades y protegerlo, sin darse cuenta que Dios ya había prometido estas cosas. Todo lo que le hizo falta estaba fácilmente disponible por medio de las promesas del pacto con Abraham, extendido hasta él, y ratificado en su sueño.

Jacob estaba en la misma presencia de Dios, y aun así, estaba arrastrándose por el suelo, implorando, y buscando lo que ya poseía.

¿Qué le estás pidiendo a Dios que ya tienes por medio de las promesas del pacto? ¿Estás intentando hacer un pacto con Dios? diciendo “.. si Tú haces esto, Yo haré… En vez de intentar hacer un trato con Dios, simplemente reclama Sus promesas y comienza a levantarlas.

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte