JUSTICIA DIVINA VS JUSTICIA CORRUPTA

 

MEDITE EN SALMOS 58-60

?… Ciertamente hay un Dios que juzga en la tierra? (Salmo 58:11c)

Había líderes corruptos, persecución, conspiración; un hombre piadoso que ora por vindicación, deseo de la justicia divina y pide protección de su vida; aún cuando parece que Dios no oye, la verdad es que Él da la victoria.

Hay una plegaria de denuncia en contra de los jueces que no practican la justicia. ¡Qué ironía! Los jueces llamados a vivir la justicia, muchas veces son los principales corruptos. Aunque en la actualidad con excepción se encuentra un juez probo, amante de la justicia. Note la pregunta retórica, ¿Practican la justicia? ¿Juzgan rectamente a los hombresí La realidad es otra, más bien maquinan la maldad, la violencia y corrompen a la nación.

David, fue perseguido de sus enemigos, quienes enviados por Saúl lo mandaron a matar, felizmente David huyó. Es posible que no tengamos persecuciones físicas y hasta amenazas de muerte; pero si corremos peligros en las ciudades que se llenan de violencia, de robos, de asesinatos. Cada vez los pueblos se vuelven difíciles de transitar. Los hombres sanguinarios están al alquiler a la caza de su víctima. Hombres que están entrenados para matar, para derramar sangre por dinero. Es mejor confiar la vida al Señor, que el seguro de vida.

Un autor dice: ?Este Salmo contiene una humillación nacional por un revés militar imprevisto. El salmista mira a Dios como responsable de todo lo que ocurre. Hay terremotos, desmoralización de pueblo, por la derrota. La nación titubeaba como un borracho, como si Dios los olvidara?. Parecía incluso que no se cumplía la promesa divina.

El salmista decide confiar en Dios, pide ayuda en medio del conflicto y dice: “Con Dios haremos proezas, y Él aplastará a nuestros enemigos”. Dios es justo, confíe a Él su problema. Adore a Dios y sírvale hoy.

ORACIÓN:

En ti Señor, haremos hazañas, venceremos la injusticia…