Inicio » Destino » ¿Cómo Creer En Las Promesas de Dios?

¿Cómo Creer En Las Promesas de Dios?

CREYENDO LAS PROMESAS SEGÚN LA PALABRA DE DIOS

“Levántate. Salga de tu tierra, y de tu parentela, y de la casa de tu padre,” ordenó Dios a Abraham. Abraham tenía 75 años cuando tomó un paso de fe para abrazar su destino. No dejes que la edad sea motivo de desobediencia. Dios sabía tu edad cuando te habló.

El salmista David declaró. He aquí, diste a mis días término corto, Y mi edad es como nada delante de ti; Ciertamente es completa vanidad todo hombre que vive(Salmo 39:5)

Otra vez Dios le habla a este viejo hombre que camina solo bajo las estrellas:

Y Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente.

15 Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.

16 Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada.

17 Levántate, ve por la tierra a lo largo de ella y a su ancho; porque a ti la daré (Génesis 13:14-17).

La separación conduce a la revelación, y la revelación conduce al destino. Dios le dice a Abraham, “¡Tu destino es sin límite! Mira hacia el norte, el sur, el oriente, y el poniente. ¡Te daré la tierra!”

Una gran historia – pero mucho más que una historia. Es un documental del nacimiento de la nación de Israel y el inicio del destino planeado para el pueblo elegido de Dios.

Es más de una historia de un sólo hombre. Es la historia de un pacto divino – las promesas sobrenaturales de Dios – planeadas para legarlas de generación en generación a través de los siglos. Es la historia de destino divino – y te afecta a ti.

Dios se comprometió a cumplir las promesas específicas que le hizo a Abraham. A este pacto se le llama el “Pacto Abrahámico”. La Biblia relata sobre varias ocasiones donde Dios apareció a Abraham con el fin de hacer, confirmar o enmendar estas promesas.

Las estipulaciones de este pacto, que no sólo fueron dadas a Abraham, sino a su descendencia – Isaac, Jacob, y la nación de Israel, en última instancia resultaron en bendecir a todas las familias de la tierra.

Abraham sería el padre de Israel y de muchas otras naciones (Génesis 17:5). Aunque sin hijos en ese tiempo y con una esposa estéril y más allá de la edad de tener hijos, Abraham creyó en estas promesas de Dios y les hizo caso: 

“Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia” (Romanos 4:3).

Las promesas de Dios para ti pueden parecer imposibles ahora, pero si haces caso de ellas con fe, como lo hizo Abraham, las promesas se harán realidad en tu vida.

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte