Jesús dijo para que todos sean uno

unidad-en-cristoPara que todos sean uno

Después de haber cumplido con tres años de ministerio, y faltándole a Jesús sólo el subirse a la cruz, eleva al Padre una oración, conocida como la oración intercesora. Es su último acto en libertad, inmediatamente después es arrestado. Él, sabiendo todo esto, utiliza esos últimos momentos para orar al Padre por sus discípulos y por todos los que en algún momento creerán en Él.

Jesús podría haber orado por muchas cosas al Padre, sin embargo el tema central de su oración es la unidad:

“ 20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos,
21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.
22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.
23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.” (Juan 17:20-23)
Una unidad en comunión estrecha con el Padre y con el Hijo, una unidad que invita al hombre mortal a participar de una comunión divina: “para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros”.
La razón de esta unidad: “…para que el mundo crea que tú me enviaste”, “…para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.”

Muchas veces en nuestra vida en comunidad olvidamos la importancia de la comunión fraternal entre hermanos. La confundimos con pasar buenos momentos juntos en campamentos, reuniones o eventos de la iglesia. La unidad que Jesús reclama al Padre para nosotros es mucho más profunda y tiene alcance eterno.
Jesús nos quiere unidos en un solo cuerpo, conformando una unidad con misión sobre la tierra: que le conozcan a Él y a quien le envió, y la magnitud del amor que movilizó su proyecto para la humanidad.

Cada vez que nuestra boca se abre para criticar a un hermano estamos rompiendo con esa unidad, cada vez que nuestras necesidades son más importantes que las de quien está a mi lado estamos despreciando el valor de la unidad que Jesús estimó tanto como para subir a la cruz por ella.
Cada vez que dejamos pasar la necesidad de un hermano sin ofrecerle nuestra ayuda, estamos perdiendo una oportunidad de dar a conocer al Cristo.
Cada vez que nuestro pensamiento nos estima mejores o por encima del otro, estamos tratando con desprecio a aquél que Dios amó como a su propio Hijo.

La unidad que Jesús pidió al Padre antes de ser entregado requiere de amor por el hermano, de misericordia por el que se equivoca, de dolor por el que se pierde. Requiere dejar de lado el yo y dar lugar a Cristo para que viva en nosotros, sólo de esta forma podremos ser uno en Él.
Siempre habrá un cuerpo que en unidad perfecta cumpla con el cometido divino, no te excluyas de él, no te pierdas ese privilegio. Manténte atento a no perjudicar esa unidad perfecta en nada, pues tuvo caro precio para Cristo, que pagó por esa unidad no con cosas corruptibles como el oro y la plata sino con su preciosa sangre.

Si tienes dificultades en tu vida espiritual, si sientes que no contribuyes a esa unidad, no olvides que Jesús oró por ti, para que puedas ser parte activa y constructiva de esa unidad que Jesús deseó para los suyos.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Un comentario

  1. fernando muñoz

    Para ser uno en CRISTO primeramente debemos de haber echo la confesion de fe para ser llamados hijos de DIOS y por ende recibimos el ESPIRITU SANTO el cual nos guia a toda justicia y toda verdad y asi pueda estar en nosotros el fruto del ESPIRITU SANTO que es amor , gozo , paz , paciencia , bondad mansedumbre benignidad templanza y fe . pero si analizamos cada uno de estos puntos nos daremos cuenta que nos falta mucho. la palabra de Dios dice que para los hijos de Dios no hay condenacion conmforme a los que andan en el ESPIRITU y no en la CARNE. EN CONCIENCIA , ¡CUANTO TIEMPO DEL DIA ANDAMOS EN EL ESPIRITU Y CUANTO EN LA CARNE? QUE dios tenga misericordia de mi vida primeramente y no se ud. le llamo a refleccionar.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

40 Compartir
Comparte38
WhatsApp
Tweet
+12
Pin
Email